¿Qué es la abdominoplastia sin drenajes?

La abdominoplastia es uno de los procedimientos más demandados en cirugía plástica, por detrás solo de las intervenciones más populares: mamoplastia de aumento, liposucción y blefaroplastia. Esto conduce a que los cirujanos especialistas en la materia lleven mucho tiempo investigando y proponiendo fórmulas nuevas para garantizar los mejores resultados en esta intervención.

La abdominoplastia, sin duda, puede mejorar con creces la calidad de vida de los pacientes que deciden dar este paso. Es una solución, con resultados excelentes, para personas que sufren severas deformidades en el abdomen. Consecuencia, por ejemplo, de una gran pérdida de peso o de varios embarazos. Puesto que tales circunstancias exigen no solamente una liposucción (sinergia estupenda a nivel quirúrgico en muchas ocasiones) sino una extirpación de grasa y piel sobrante. Además de la consecuente reparación de la musculatura de la pared abdominal.

¿Se trata de una técnica segura y sin complicaciones? ¿Cuál es su riesgo más común? ¿Qué tipo de seguimiento es necesario? ¿Qué avances existen a día de hoy para garantizar los mejores resultados y minimizar los riesgos de complicación? A continuación, respondemos a estas cuestiones y os explicamos cómo se enfrenta la Dra. Castro a una adbominoplastia. ¡Muy interesante!

¿Es la abdominoplastia una cirugía segura?

Siempre que la intervención se lleve a cabo por un cirujano plástico profesional, y mientras se respeten los tiempos e indicaciones del postoperatorio, la abdominoplastia es una cirugía tan segura como cualquiera en la que se cumplan estas mismas condiciones.

Como solemos recordar, siempre existen factores de riesgo inherentes a cualquier intervención quirúrgica, sea ésta de carácter estético o no. Por eso es fundamental que el paciente reciba la información adecuada y esté totalmente al tanto del contenido (y firma) de los consentimientos informados. Es un deber que ha de ser respetado en toda la profesión.

Uno de los riesgos más importantes en relación con la abdominoplastia siempre ha sido la formación de seromas, lo cual obligaba a revisiones quirúrgicas tras la primera intervención, con la finalidad de corregir sus efectos y conseguir que los pacientes disfrutasen de los mejores resultados.

¿Qué es un seroma?

La utilización de drenajes tradicionalmente ha sido algo bastante común en intervenciones quirúrgicas. Su función principal era evitar, en la medida de lo posible, la formación de seromas.

Los seromas postquirúrgicos son la acumulación excesiva de líquido en el tejido subcutáneo. En unas cantidades mucho más grandes de lo que el propio organismo es capaz de absorber. La exudación de suero es una reacción lógica del cuerpo ante una “agresión”.

Por ejemplo, cuando despegamos mediante una cirugía el tejido cutáneo del plano muscular, la formación de seroma fruto de esa manipulación es una reacción de defensa del organismo, por así decirlo.

Sin embargo, cuando la cantidad de ese líquido que se acumula debajo de la piel es tan excesiva que no puede ser naturalmente reabsorbida por el organismo, es entonces cuando aparecen las complicaciones.

¿Cómo ha evolucionado la técnica quirúrgica para garantizar mejores resultados?

Como anticipábamos, hasta ahora, uno de los riesgos de posible complicación más elevado que existía era la formación de seromas subcutáneos; los cuales formaban pequeñas cavidades e impedían la adherencia de esa piel a la pared abdominal. La cual se quedaba abombada, con protuberancias. Eso obligaba a revisiones quirúrgicas para extirpar estas zonas que se han cicatrizado con forma de cápsula.

Para tratar de paliar estas complicaciones vinculadas a los seromas subcutáneos, la aplicación de drenajes era la solución quirúrgica más extendida. Pero estos drenajes no solo añadían incomodidad y molestias al postoperatorio de los pacientes, sino que debían ser atendidos constantemente para evitar golpes o tirones que terminaran generando complicaciones añadidas.

Pero en la actualidad existe una técnica quirúrgica, empleada por supuesto por la Dra. Castro Veiga, sumamente eficaz e interesante para evitar la colocación de drenajes a la hora de resolver la posible aparición de seromas. Se trata de una sutura continua por dentro de la pared abdominal, y en distintas alturas, de tal manera que se colapsa todo el espacio.

Así la formación de seromas se reduce a la mínima probabilidad, el postoperatorio es mucho más agradable para los pacientes y los resultados definitivos son mucho mejores a nivel estético.

¿Quieres saber más sobre las técnicas quirúrgicas de la Dra. Castro? ¿Estás valorando hacerte una abdominoplastia? No dudes en contactarnos. Te asesoraremos personalmente.