Aumento de pecho, con prótesis o lipofilling. Cuando nos planteamos la necesidad o el deseo de aumentar el volumen del pecho, surgen dos técnicas quirúrgicas como habituales: el aumento de volumen mediante la colocación de implantes mamarios o mamoplastia de aumento, y el aumento de volumen mediante injertos de tejido adiposo autólogo o lipofilling. Hoy comparamos las ventajas y desventajas de cada una de ellas.

Ventajas y desventajas del aumento de senos con prótesis o lipofilling

Material empleado para el aumento:

– Aumento mamario con prótesis: Implantes anatómicos o redondos, de superficie rugosa, lisa o de poliuretano, y de gel cohesivo de silicona o suero. Como el implante es algo externo que no depende del paciente en este caso no hay limitaciones, todas las pacientes serían válidas para esta técnica.

– Lipofilling: Tejido graso de la misma paciente. Como en este tipo de intervención es necesaria una zona donante del injerto, solo serán candidatas aquellas pacientes con zonas de lipodistrofia, esto es, de acúmulos localizados de grasa y que deseen un aumento de volumen moderado.

Naturalidad/tacto:

– Aumento mamario con prótesis: Al utilizar un implante, la naturalidad dependerá de si el tejido de la paciente aporta mucha o poca cobertura que pueda disimular el hecho de que debajo de la mama hay una prótesis. Además, el tacto dependerá en gran medida del tipo de implante utilizado y de la cohesividad del gel de silicona.

– Lipofilling: Utilizamos el propio tejido del paciente, por lo que es la técnica que conlleva mayor naturalidad, tanto al tacto como por la imposibilidad de ser detectada.

Durabilidad:

– Aumento mamario con prótesis: Las prótesis de mama se desgastan con el tiempo y llegan a romperse, por lo que el resultado exigirá un recambio de los implantes en ese momento, y con ello una nueva intervención quirúrgica.

– Lipofilling: El tejido graso injertado sobrevivirá parcialmente, por lo que habrá una pérdida de volumen inicial en los primeros meses y después el resultado será permanente, comportándose como el resto de la grasa en referencia a los aumentos o pérdidas ponderales.

Volumen obtenido:

– Aumento mamario con prótesis: La limitación del volumen que se puede lograr en este caso vendrá dada por las dimensiones del tórax y la elasticidad de la piel, pero es fácil conseguir un volumen adaptado al gusto de la paciente.

– Lipofilling: Con esta técnica la limitación del volumen obtenido vendrá dada por la disponibilidad de grasa corporal que podamos utilizar, y principalmente por la cantidad de grasa que puede ponerse de una vez y sobrevivir. Es difícil conseguir volúmenes por encima de 150-200 ml. En ocasiones para conseguir más volumen es necesario una segunda intervención.

Tiempo quirúrgico:

– Aumento mamario con prótesis: Dependiendo de si se trata de una cirugía solo de aumento o bien hay que remodelar la mama por alguna malformación congénita el tiempo de operación oscila entre 1-2,5h.

– Lipofilling: En esta técnica hay que sumar al tiempo del injerto graso la liposucción previa y el procesado de la grasa para obtener el tejido adiposo, por lo que será una técnica generalmente más larga que la anterior, entre 3-4,5h.

Cicatrices:

– Aumento mamario con prótesis: Cicatrices lineales en surco submamario o areola de aproximadamente 4 cm. Si es necesaria una mastopexia, cicatriz periareolar, vertical o en T invertida.

– Lipofilling: Varias cicatrices puntiformes apenas visibles de menos de 0,5 cm, tanto en la zona donante como en las mamas.

Reposo postoperatorio:

– Aumento mamario con prótesis: Al despegar el pectoral y crear un bolsillo para colocar el implante es muy importante mantener un reposo adecuado en el postoperatorio, evitando así el sangrado o la rotación de la prótesis. Este reposo es aún más exigente con las prótesis anatómicas.

– Lipofilling: También es recomendable cierto reposo sobre todo en el caso de los brazos, aunque menos exigente que en el caso anterior, ya que no hay una prótesis que se pueda desplazar. En la zona donante es necesaria la compresión con una faja pero puede ser movilizada precozmente.

Remodelación de la mama/Creación del surco submamario:

– Aumento mamario con prótesis: El implante nos proporcionará una mama con forma natural, sobre todo si es anatómico, en el caso de que no exista desarrollo mamario previamente (pacientes con muy poco pecho y tejidos poco elásticos). En estas pacientes es muy difícil que la grasa pueda recrear un pecho (sobre todo en su polo inferior y en el surco submamario) si no existía nada previamente.

– Lipofilling: Cuando ya tenemos un desarrollo mamario con la forma adecuada, aunque pequeño, la grasa si podrá aumentar su volumen de forma satisfactoria. En el caso de malformaciones como las mamas tuberosas en ocasiones hay que combinar ambas técnicas, para obtener un adecuado polo inferior de la mama y corregir el doble surco que se puede producir con más frecuencia en este tipo de pecho.

Complicaciones:

– Aumento mamario con prótesis: Las complicaciones en esta técnica van asociadas al hecho de utilizar un implante, pudiendo este presentar contracturas capsulares, rotaciones o desplazamientos, roturas, infecciones, seromas, rippling o visualización de los bordes de la prótesis en pacientes delgadas.

– Lipofilling: Cuando lo que utilizamos es tejido graso podemos tener nódulos por necrosis grasa (zonas de la grasa mal vascularizadas), a veces dolorosos. Esta complicación será dependiente de la técnica de inyección y también del volumen de grasa injertado.

Seguimiento ecográfico/mamográfico:

– Aumento mamario con prótesis: la visualización del implante por los métodos habituales de seguimiento de la mama, ecografía y mamografía, resultan sencillos para los radiólogos experimentados, ya que el plano de separación entre el tejido mamario y la prótesis se ve con nitidez.

– Lipofilling: Diferenciar la grasa injertada de la grasa presente con anterioridad en la mama no es posible y en ocasiones los nódulos de necrosis grasa pueden resultar confusos de diagnosticar, obligando a realizar punciones para diagnóstico diferencial con lesiones mamarias.

Precio:

– Aumento mamario con prótesis: Las diferencias de precio en la cirugía mamaria con implantes dependerán del tipo y marca de las prótesis utilizadas, así como de la necesidad de asociar o no una mastopexia para elevar la mama.

– Lipofilling: Aunque pudiera parecer que utilizar la propia grasa para el aumento pueda ahorrarnos gastos al no tener que pagar unos implantes, en realidad, en este caso tenemos que considerar los gastos ocasionados por la liposucción previa y, por tanto, no solo no diferirá tanto del precio de la técnica anterior, sino que a veces será mayor.

Sin embargo, en la cirugía de aumento mamario cada vez es más frecuente el uso de una terapia combinada; es decir, la implantación, en la misma intervención, de una prótesis mamaria y grasa de la propia paciente para definir y perfeccionar aquellas zonas donde puede que no llegue el implante. Los procedimientos y la elección de la técnica: prótesis o lipofilling, serán diferentes en función de las características y deseos de la paciente.

infografía prótesis vs lipofilling

¿Tienes alguna duda? ¡Ponte en contacto con nosotros y las resolveremos a la mayor brevedad posible!