La blefaroplastia, como ya hemos explicado aquí, es la técnica quirúrgica, de resultados sumamente efectivos, para acabar con los signos del envejecimiento y del cansancio en los párpados.

Ciertamente, en muchas ocasiones nos enfrentamos a casos en los que unos párpados caídos, inflamados y de aspecto fatigado no se deben solo (o únicamente) al paso inevitable del tiempo. Hay pacientes que experimentan cúmulos de grasa en esa zona, tienen unas bolsas muy pronunciadas o presentan una laxitud excesiva en los párpados por factores genéticos o inducidos por el estrés.

La cirugía de párpados es la solución definitiva para terminar con esas señales tan evidentes que hacen que los rostros carguen con mucha más edad de la que realmente les corresponde. Además, es una cirugía muy interesante puesto que admite sinergias con otros tratamientos antiaging que confieren un aspecto fresco, rejuvenecido y saludable. Como, por ejemplo, el relleno con ácido hialurónico, el peeling químico o las infiltraciones de toxina botulínica (“bótox”). Muchos pacientes recurren a diferentes métodos (evidentemente, de forma progresiva) para lograr un efecto de rejuvenecimiento total.

Una de las preguntas más frecuentes, como es lógico, tiene que ver con el precio de esta intervención. Pero, más que cuestionarnos “cuánto cuesta una blefaroplastia” o “cuál es su coste medio”, lo que debemos plantearnos es si el precio final de esta intervención se ajusta a unos estándares de calidad, eficiencia y seguridad.

Lógicamente determinados precios pueden parecernos desorbitados en medicina estética: al fin y al cabo formamos parte del sector privado y cada especialista establece sus propios precios en función de diversas consideraciones. Y quizás nos encontremos con cirujanos que nos resulten demasiado “caros” para nuestras posibilidades económicas.

Pero, lo que desde luego está claro (y desgraciadamente los estudios de colegas de la profesión e, incluso, noticias de medios de comunicación así lo acreditan) es que la calidad y la protección de la salud no puede tener la lógica del saldo o de las rebajas de última hora. Hay que desconfiar, y mucho, de aquellos supuestos expertos en estética y rejuvenecimiento que prometen milagrosos resultados a un precio irrisorio. Para empezar: el alquiler de un quirófano no es algo que se pueda tomar a la ligera.

A continuación analizaremos brevemente cuál es el precio medio de una blefaroplastia y por qué cuesta lo que cuesta. Tener información veraz y contrastada implica poder de decisión y seguridad. ¡Atentos!

¿De qué depende el precio de una blefaroplastia? ¿Cuáles son los factores que influyen en su coste final?

Centro hospitalario convenientemente equipado, profesionales altamente cualificados con una experiencia que asegure los mejores resultados, anestesia… En muchas ocasiones nos dejamos llevar por la atracción inmediata de un anuncio sugerente pero no valoramos con sensatez todo lo que debería implicar una cirugía plástica segura.

Sin duda hay especialistas que pueden ofrecer un precio competitivo en el mercado. Pero no hay que confundir eso con las supuestas “gangas”. Como ya hemos comentado en alguna que otra ocasión: nadie da duros a pesetas… Y la salud no es una cuestión baladí. Ni la física ni la psicológica: una intervención quirúrgica con resultados nefastos, en el mejor de los casos si no ha tenido repercusiones peligrosas para la salud física, sin duda tendrá secuelas psicológicas muy negativas a corto y a largo plazo.

¿Qué elementos influyen en el precio final de una blefaroplastia o cirugía de los párpados?

  • En primer lugar, el tipo de cirugía. En función de las zonas que tengamos que corregir. Dentro de la blefaroplastia, dependiendo del tipo de paciente y de sus necesidades, la aproximación quirúrgica variará. Hablaremos de blefaroplastia superior, inferior (o ambas). E, incluso, dentro de la inferior, tenemos que tener en cuenta tipos de técnicas, como la técnica transconjuntival o la subcilar. También existe la posibilidad de realizar o no cantopexia o cantoplastia, según cómo abordemos la solución de la laxitud del párpado.
  • Centro hospitalario y quirófano. La mayoría de los cirujanos plásticos preferimos realizar nuestras operaciones, incluida la blefaroplastia, en un hospital equipado adecuadamente. Para que el paciente pueda permanecer ingresado en caso necesario (aunque en este caso no suele serlo) y donde exista una UVI por si pudiera surgir algún tipo de complicación. Por muy remota que sea dicha posibilidad (la blefaroplastia es una cirugía muy segura, rápida y de fácil recuperación), la tranquilidad de todos los profesionales que ejercemos una buena praxis y la de los propios pacientes y sus familiares es vital. Los gastos del centro hospitalario se estiman en unos 1.200 euros, dependiendo del tiempo total de la intervención y de si finalmente existe o no hospitalización.
  • Equipo quirúrgico. En el precio de la blefaroplastia también entran, lógicamente, los honorarios de todos aquellos miembros del equipo especializado que llevarán a cabo la cirugía o que darán apoyo o ayuda al cirujano plástico. El personal de quirófano incluye, por ejemplo, el enfermero instrumentista y los auxiliares.

Además, hemos de tener en cuenta que cada cirujano plástico establece unos honorarios u otros en función de su prestigio, experiencia en dicha intervención concreta, años ejercidos en la profesión…

  • Anestesia. Este gasto también puede ser variable según el prestigio del anestesista; la dificultad que implique la intervención y las características del paciente; la duración de la propia anestesia… En el caso específico de la cirugía de párpados, lo más común suele ser realizarlabajo anestesia local y sedación. Pero si se trata de una intervención más integral, puede llegar a necesitarse anestesia general. El precio por todo lo que implica la anestesia en este caso suele rondar entre los 800 y los 1.000 euros.
  • Estudio previo preoperatorio. Este análisis incluye un examen riguroso de la configuración del rostro y de la ubicación de sus diferentes elementos, para garantizar los resultados más proporcionados y naturales en función de la fisonomía de cada paciente. Además, aquí debemos incluir las correspondientes pruebas diagnósticas para corroborar el estado de salud previo del paciente antes de someterse a la intervención (considerando también analítica, electrocardiograma, etc.). Este estudio se valora entre 100 y 150 euros, aproximadamente.
  • Revisiones y seguimiento postoperatorio. Aquí intervienen factores como la posibilidad de asesoramiento respecto a otros tratamientos o intervenciones complementarias que puedan contribuir a unos mejores resultados finales, hasta las revisiones o curas necesarias en el primer año desde la realización de la cirugía de párpados.

En definitiva, una blefaroplastia sencilla, solo de los párpados superiores, que ni siquiera implicase la aplicación de otros métodos o tratamientos complementarios contra el envejecimiento, no debería bajar de los 1700 o 2.300 euros. Y si hablamos de una blefaroplastia completa (párpados superior e inferior), su precio no debería ser inferior a los 3.500 o 4.800 euros.

¿Tienes dudas sobre los beneficios de la blefaroplastia y sobre qué implicaciones puede tener esta cirugía en tu mirada? ¿Quieres saber más sobre cuál sería el presupuesto en tu caso concreto? ¡Contacta con la Dra. Castro y no te quedes con ninguna duda! Apuesta por la revitalización de tu mirada sin correr riesgos y confiando en manos de profesionales.