Testimonio Laura: Cirugía de aumento de pecho

Laura nos cuenta su experiencia tras su cirugía de aumento de pecho en la Clínica de Cirugía Plástica Castro Veiga. ¡Descubre toda su historia!

Hola, me llamo Laura, tengo 32 años, soy de Madrid y hace mes y medio me operé de un aumento de pecho.

¿Por qué decidiste someterte a una cirugía de aumento de pecho?

Llevo mucho tiempo pensando en operarme porque desde la adolescencia yo tenía un problema en el pecho, que notaba que era diferente al resto. Entonces me dijeron que era un pecho tuberoso y bueno, pues, estaba con el runrún, quería hacerlo y al final pues, tras mucho tiempo pensándolo, me lo hice.

¿Qué factores influyeron en la decisión?

A mí jamás me dijeron nada del pecho ni en cuanto al tamaño ni la forma: no tuve ninguna queja. Era un poco por mí misma en principio, por sentirme más a gusto. Al desnudarme y eso no mostraba la vergüenza pero yo sentía vergüenza. Me costaba un poco. Trataba de que no se me notase, pero me costaba el desnudarme.

¿Te costó tomar la decisión? ¿Consultaste otras alternativas?

Estuve unos 15 días visitando cirujanos en diferentes clínicas y fue ver a la Doctora Castro, estuve hablando con ella, me explicó un poquito como iba a ser la operación y fue salir de la entrevista con ella, llamar a casa y decir: “Ya he decidido la doctora que me va a operar”.

¿Qué tipo de prótesis elegiste?

Yo quería unas prótesis redondas, como las que se ven generalmente en las chicas que salen en la televisión, pero al hablar con la doctora me dijo que con el problema que yo tenía, las prótesis que se recomendaban eran las anatómicas y que me aseguraba un resultado natural y un pecho bonito, así que llevo unas prótesis anatómicas al final.

La doctora me dio dos opciones de tamaño de prótesis. Me probé unas, me probé otras y elegí las de mayor tamaño, pero en realidad yo quería un poquito más. Me estuvo diciendo los contras que tenía el ponerme más: Que no me podría a lo mejor cerrar o que me podría aparecer doble surco. Entonces de las dos opciones elegí la de mayor volumen al final.

¿Cómo fue el día de la operación?

El día de la operación lo pasé fatal. Fue llegar allí, unos nervios terribles. Me duché, ya me preparé. Llorar, a todo llorar hasta que llegó la doctora. Me tomó las medidas y parece que me tranquilicé un poco. Pero ese día fue increíble, lo pasé muy mal hasta que me operó.
Cuando me desperté al principio no sabía ni dónde estaba. Vi a la doctora, me preguntó… pero es que no sabía si lo había soñado o qué, estaba un poco zombie. Luego me llevaron a la habitación y como tienes todos los medicamentos en vena me encontraba bastante bien. Cuando me dolía en seguida llamaba a las enfermeras, que me trataron genial también.

¿Cómo fue el postoperatorio?

Cuando me fui a casa los dolores eran un poco más intensos porque la medicación la tienes pautada, pero bueno, son tres días un poco malillos. Merece la pena porque luego el resultado y todo… son tres días que hay que pasarlos pero merece la pena.

¿Cómo nos encontraste? ¿Por qué decidiste operarte en la Clínica de Cirugía Castro Veiga?

Encontré esta clínica por Internet y estuve mirando fotos del antes y del después y dije: Bueno, voy a concertar una cita y a ver qué tal. Y al concertar la cita pues tuve una sensación al hablar con la doctora, la claridad con la que me hablaba, que me explicó un poco lo que me iba a hacer, que no era simplemente meter la prótesis y ya está. Era cómo: “Te voy a quitar el problema y te voy a aumentar un poquito el pecho”. Y sentí que era ella la que lo tenía que hacer.

¿Qué le dirías a alguien que esté pensando en operarse?

La gente que tenga pensado operarse, que no lo piense más. Yo llevaba muchos años con la idea en la mente y por circunstancias no lo había hecho pero me arrepiento de no haberlo hecho antes.