Testimonio de Sonia: Cirugía de aumento de senos

Entrevistamos a Sonia, paciente de nuestra Clínica de Cirugía Plástica Castro Veiga, que nos cuenta todo sobre su experiencia antes y después de la cirugía de aumento de senos. ¡No te pierdas su historia!

Me llamo Sonia, tengo 41 años y soy de Madrid. Me he operado del pecho y llevaba unos dos años más o menos pensándolo.

¿Por qué decidiste operarte? ¿Consultaste otras alternativas?

Decidí operarme porque me apetecía. Ni tenía complejo ni nada, simplemente me apetecía. Cinco o seis cirujanos he estado viendo hasta que vi la web de la doctora.

¿Cómo nos encontraste? ¿Por qué decidiste operarte en la Clínica de Cirugía Plástica Castro Veiga?

No se cómo llegué a ella, yo creo que la vi en el Foro de “enfemenino.com”, debió de salir su nombre porque eso es la Biblia y entonces me metí en su web y vi una foto suya que tiene pequeñita y me dio como muy buen rollo su cara y pensé: “Yo creo que va a ser ella”. Y pedí cita y al minuto más o menos de hablar con ella, dije: “Va a ser ella”. No sé, por cómo es ella físicamente, por como habla y tal, dije: “Es que esta mujer tiene que tener buen gusto. No me puede dejar mal” y me ha dejado estupenda.

¿Qué tipo de prótesis elegiste?

La doctora me dijo que me pusiera 395 centímetros cúbicos. Yo venía con la idea de ponerme menos pero ella me dijo: “Mira, te voy a rellenar por aquí, por aquí y por aquí”. Y dije: “Lo que tú digas”. Y la verdad es que ha acertado de pleno.

¿Cómo fue el día de la operación?

El día de la operación estaba super tranquila. Y luego me cambié, me hablaron así un poquito, te voy a poner la anestesia ahora… y eso es maravilloso. O sea, la anestesia es algo que normalmente a la gente le da mucho miedo y a mí me parece que todo el mundo debería probar la anestesia general porque es una maravilla. Es que no te enteras.

Y luego estuve una noche en el hospital. Yo al día siguiente… no, el mismo día ya me levanté sola. Tirando mucho de abdominales, no tirando del pecho, pero sí me pude levantar sola. Porque hay gente que habla, que tienen que ayudarles a levantarse, a ir al baño… yo no he tenido problemas.

¿Cómo fue el postoperatorio?

Lo que sí me parece que no se ve mucho cuando consultas en foros y redes sociales es el postoperatorio. No es doloroso pero es molesto y se alarga mucho en el tiempo. Casi todos los síntomas que tienes te crees que solo te pasan a ti, luego escribes a la doctora, o vienes a la fisio y le preguntas o a la de las curas y es todo normal. Pero es como: “Ay, me dan muchos calambres aquí, se me van a abrir los puntos» y luego la doctora te dice: “No, bueno, es parte del proceso de cicatrización, tal…” El otro día también que manché un poco unas gasitas pues es normal porque cuando empieza a salir la piel nueva pues mancha y tal.

Los primeros días del postoperatorio te ves como Bob Esponja porque está como todo esto cuadrado, no tienes cintura, eres como un bloque así. Pero ya a partir del noveno día recuperé la cintura. Debe de ser que eliminas todos los líquidos y tal y mucho mejor. Yo no me veo rara. Forman parte de mí ya. Yo es que me las veo fenomenal.

Está bien mirar foros porque te informas y yo creo que al final conocí a la doctora porque unas hablan de aquí, de allí, tal. Pero después de operarte no miraría tanto los foros porque normalmente, después de operarse, la gente que más comenta en foros es gente que ha tenido problemas. Por lo menos es lo que he visto yo. “Pues me duele aquí, se me ha encapsulado, se me ha girado la prótesis, se me han abierto los puntos”, entonces a ti te duele aquí, te duele allí, empiezas a buscar síntomas y es como cuando buscas lo que hemos comentado antes de cualquier enfermedad. Que de repente buscas, me duele aquí y resulta que tienes Cáncer, SIDA, Hepatitis y tienes todo. Porque lo ves en Internet y es como peligroso. De hecho, yo tenía una aplicación que se llama «Realself» que es de mogollón de operaciones estéticas de cualquier cosa y la he quitado porque es que al final acabas tarumba. Es que solo ves problemas. Y entonces te crees que los tienes todos tú.

Entonces es conveniente al principio pero una vez que te operas es mejor que hables con la cirujana o con la enfermera que te atiende o con alguna amiga que se haya operado. Yo he estado hablando este último año mucho con una amiga que se operó y eso también te tranquiliza bastante.

¿Notas alguna diferencia en tu estilo de vida?

Pues, diferencia de antes y ahora, que ahora me veo mucho mejor. Aunque ahora todavía no me pongo ropa mucho más ajustada porque me las veo como aquí, como demasiado, yo no me siento distinta ni que lleve algo ajeno. No me siento rara.

¿Te costó tomar la decisión?

Yo no me operaría si tuviera complejo. Si fuera un complejo muy muy… o sea, una cosa que te imposibilita o tal, primero haría una terapia, limpiaría otro tipo de cosas y luego ya mejoraría algún aspecto estético. Porque creo que si toda tu inseguridad la basas en algo de fuera al final siempre acaba fallando por un lado o por otro.

¿Qué le dirías a alguien que está pensando en operarse?

Pues que tienes que estar seguro porque te metes en un quirófano y es una cosa que vas 24 horas con ello. Cualquier cosa que te hagas. Y luego ir a un cirujano que te de confianza. Yo había ido a otros que no me habían disgustado pero faltaba como… la chispa de que hablas con ella y es como: “Sí, me fío totalmente de lo que pueda hacer”.