Con el motivo de resolver una de las cuestiones más planteadas por nuestros pacientes y desvelar falsos mitos sobre las operaciones de cirugía estética en verano, hemos decidido escribir este post. Presta atención ¡Te sacamos de dudas!

Mitos de las operaciones de cirugía estética en verano

¿Existe una estación mejor que otra para someterse a algún tratamiento quirúrgico?

Lo cierto y a pesar de lo que oigas por ahí, es que NO. Cada persona tiene sus circunstancias personales y reside únicamente en ellos el valorar los pros y los contras de cada estación y tomar así la decisión que más les convenga.

Principalmente las diferencias entre los meses de invierno y los de verano son el sol y el calor. Pero ¿Son estos factores condicionantes para decidir si someterme a una cirugía o no? De nuevo, NO. Es cierto que durante las primeras semanas tras la cirugía es necesario evitar la exposición solar y durante las siguientes, utilizar una protección muy alta, lo que se hace más complicado en verano que en invierno ¡Pero todo tiene solución! Y en este caso, es utilizar una protección de pantalla total sobre las cicatrices quirúrgicas.

Puedes estar tranquilo, operarse en verano, no implica estar recluido en tu casa.

¿Afecta el sudor a la cicatrización?

Es conveniente que las cicatrices se mantengan secas para que evolucionen con mayor rapidez, pero de nuevo surge la pregunta: ¿Es incompatible esto con el verano? Pues depende de para quién. En los meses calurosos la mayor parte de las personas buscamos zonas fresquitas donde aclimatarnos, pasando la mayor parte del día pegados al ventilador o al aire acondicionado. Si decides someterte a una intervención, deberás mantenerte en lugares frescos con mayor regularidad.

Un punto muy a favor del verano y de las cirugías estéticas en estos meses, son las vacaciones. Como sabes las operaciones voluntarias no obtienen ayuda. La ley deja claro que si decides someterte a una cirugía totalmente voluntaria, que en ningún caso guarda relación con un accidente, enfermedad, o malformación genética, no tendrás derecho a recibir ningún tipo de ayuda o prestación. Puedes pedir la baja, pero no recibir una prestación monetaria por ella. Este sin duda es un motivo de mucho peso para los que deciden someterse a este tipo de intervenciones, ya que dependiendo de la cirugía puedes necesitar de 2 semanas a un mes de baja laboral y hay muchas personas que no pueden permitirse estar este tiempo sin cobrar.

En definitiva, someterse o no a una cirugía estética en verano es una decisión que debe valorar y tomar el paciente, nosotros como cirujanos plásticos únicamente aseguramos que es totalmente posible.

Para cualquier cuestión relacionada con el tema, o si quieres resolver dudas sobre alguna cirugía en particular ¡Contáctanos! Nos encantará ayudarte.