La liposucción o lipoescultura es la técnica quirúrgica que se utiliza para eliminar la grasa localizada en diferentes zonas del cuerpo. En ningún caso, y es importante que todo el mundo entienda, la liposucción es un sustituto de la reducción de peso, sino un método para eliminar depósitos grasos que no responden a dieta ni ejercicio.

Es una de las intervenciones más realizadas en todo el mundo, y por ello España no podía ser menos. En nuestro país se realizan al año más de 12.000 liposucciones, siendo la intervención estética más realizada en mujeres después del aumento de senos, y la primera en hombres. Pero a pesar de ser tan popular ¿Está exenta esta cirugía de riesgos? Sigue leyendo ¡Te contamos en detalle todas las posibles complicaciones y riesgos de la liposucción!

Complicaciones y riesgos de la liposucción

Antes de adentrarnos en detallar los posibles riesgos de la intervención, nos gustaría resaltar el que para nosotros es el mayor peligro de este tratamiento. El intrusismo.

Visualmente la liposucción parece una técnica sencilla, somos conscientes de ello. Para mucha gente simplemente consiste en la aspiración de grasa mediante una cánula de extracción. Este hecho junto a la gran demanda de la intervención, han favorecido que se convierta en el gran punto de mira del intrusismo laboral, siendo la primera cirugía más afectada por este fenómeno.

La ejecución de estos procedimientos por profesionales sin el título oficial y homologado de “Médico Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora” es el mayor de los riesgos de la liposucción, además de la realización de esta en centros sin las instalaciones, ni equipos humanos adecuados para desarrollar la intervención con las máximas ganarías de seguridad.

Es importante que el paciente conozca los riesgos que corre al operarse por médicos no autorizados. Infórmate siempre de la cualificación de tu cirujano, no es juego.

Una vez mencionado la importancia de acabar con el intrusismo en esta especialidad, nos adentramos en explicar los posibles riesgos quirúrgicos asociados a la intervención. Aunque cabe destacar que la mayoría de los pacientes no experimentan ninguna de las complicaciones.

Antes de someterse al tratamiento el paciente deberá comprender los riesgos y firmar un consentimiento sobre que entiende y acepta las posibles complicaciones.

Posibles riesgos de la liposucción

Sangrado: es posible, aunque raro, que se presente un episodio de hemorragia durante o después de la cirugía. Si se desarrolla una hemorragia postoperatoria, puede requerir tratamiento de urgencia para extraer la sangre acumulada, o transfusión de sangre. Los acúmulos de sangre bajo la piel pueden retrasar la curación y causar cicatrización excesiva.

Infección: la infección después de este tipo de cirugía es muy rara. Si ocurre una infección, puede ser necesario tratamiento adicional, incluyendo antibióticos o cirugía.

Cambios en la sensibilidad cutánea: pueden ocurrir cambios temporales en la sensibilidad cutánea después de una liposucción, que habitualmente se resuelven.

Cicatrización: aunque se espera una buena curación después del procedimiento quirúrgico, pueden darse cicatrices anormales tanto en la piel como en los tejidos profundos. En casos raros pueden darse cicatrices anormales. Las cicatrices pueden ser inestéticas o de color diferente al de la piel circundante. Pueden necesitarse tratamientos adicionales incluyendo cirugía para tratar la cicatrización anormal.

Irregularidades del contorno de la piel: pueden ocurrir irregularidades del contorno y depresiones de la piel después de una liposucción. Puede darse un plegamiento visible y palpable de la piel. Pueden necesitarse tratamientos adicionales incluyendo cirugía para tratar irregularidades del contorno de la piel.

Asimetría: puede no conseguirse un aspecto simétrico del cuerpo tras la liposucción. Factores como el tono de la piel, prominencias óseas, y tono muscular, pueden contribuir a una asimetría normal en los rasgos corporales.

Shock quirúrgico: en raras circunstancias, este procedimiento puede causar un trauma severo, particularmente cuando se succionan áreas múltiples o extensas en un mismo tiempo. Aunque son infrecuentes las complicaciones serias, infecciones o una excesiva pérdida de fluidos pueden llevar a un problema serio o incluso la muerte. Si ocurre un shock quirúrgico después de una liposucción, puede necesitarse hospitalización y tratamiento adicional.

Complicaciones pulmonares: el síndrome de embolismo graso ocurre cuando se atrapan gotas de grasa en los pulmones. Esta es una complicación muy rara y posiblemente fatal de la liposucción. Si ocurre una embolia grasa o cualquier otra complicación pulmonar tras la liposucción puede necesitarse tratamiento adicional incluyendo hospitalización.

Pérdida de piel: la pérdida cutánea es rara tras una liposucción. Pueden necesitarse tratamientos adicionales, incluyendo cirugía.

Seroma: los acúmulos de fluído ocurren infrecuentemente en áreas donde se ha realizado liposucción. Pueden ser necesarios tratamientos adicionales o cirugía para drenar los acúmulos de fluído.

Efectos a largo plazo: pueden ocurrir alteraciones posteriores en el contorno corporal como resultado del envejecimiento, pérdida o ganancia de peso, embarazo u otras circunstancias no relacionadas con la liposucción.

Reacciones alérgicas: en casos raros se han descrito alergias locales al esparadrapo, material de sutura o preparados tópicos. Pueden ocurrir reacciones sistémicas, que son más graves, frente a medicaciones usadas durante la cirugía.

 

En definitiva, en la Clínica Castro Veiga consideramos esencial que todos nuestros pacientes e usuarios interesados en esta intervención, conozcan las complicaciones y riesgos de la liposucción. Así que si después de leer el artículo necesitas más información, ponte en contacto con nosotros.