Si tuviéramos que hacer un ranking de las preguntas más frecuentes sobre liposucción, desde luego que esta estaría en lo más alto.

Como es normal, una de las preocupaciones más comunes de una persona que desea realizarse una liposucción, especialmente si necesita tratar diferentes áreas, tiene que ver con el coste total que le supondrá en su bolsillo. ¡Por eso estás leyendo este artículo!

Pero la respuesta a esta pregunta no se trata de un precio cerrado sin matices. De hecho, como decimos muy a menudo en nuestra clínica y en las consultas que recibimos a través de nuestra web o redes sociales, no deberíamos confiar en aquellos sitios que intenten deslumbrarnos con grandes ofertas o precios sospechosamente bajos.

Una liposucción, asistida por cualquier instrumental (ya sea por ejemplo láser, váser, etc.), siempre será una cirugía. Y como tal, tiene asociada diferentes gastos que varían en función de varios factores. El primero de todos ellos, la complejidad del procedimiento.

Factores que influyen en el precio de una liposucción

¿Cuánto cuesta una liposucción?

A continuación vamos a ir, punto por punto, explicándote todo lo que hay que tener en cuenta para responder a la pregunta de cuánto cuesta en total una liposucción. ¡Empezamos!

1. El coste de la anestesia

El precio de la anestesia, administrada y controlada por un anestesista profesional, varía en función de las zonas que se vayan a tratar en la liposucción.

Podemos hablar, por lo tanto, de anestesia  general o epidural si la cirugía es más larga; o si las zonas son muy pequeñas o con poca cantidad de grasa localizada, de anestesia local con sedación.

Cuanto más larga sea la cirugía, más caro será el precio de la anestesia. Por ejemplo, ante una intervención más larga en la que necesitemos tratar más zonas, tendremos que cambiar de postura más veces al paciente, administrarle más fármacos, etc.

El coste de la anestesia ronda entre los 500 y los 1000 euros, dependiendo de todo lo explicado anteriormente.

2. El coste del hospital y del quirófano

El hospital es un gasto que incluye no solo el propio recinto, sino también los fármacos, el instrumental quirúrgico, el tiempo de quirófano que vayamos a utilizar y, por supuesto, la estancia hospitalaria, con la consecuente atención del personal y los medicamentos administrados en planta.

Dependiendo de la cantidad de zonas que vayamos a tratar y del volumen de grasa del paciente, podemos hacer un ingreso parcial durante el día (lo que llamamos hospital de día) o bien un ingreso hospitalario que incluya la estancia de una noche.

En proporción, al contrario de lo que se suele pensar, el aumento de gasto no viene condicionado por esa noche de ingreso si fuera necesario. Repercute mucho más la cantidad de medicamentos que se administran y el tiempo total de utilización del quirófano.

Cuanto más larga sea la liposucción (y esto depende tanto de las zonas a tratar como del volumen a extirpar), más tiempo de utilización de quirófano tenemos que consumir y más medicamentos gastaremos.

El gasto total en concepto de hospital y quirófano suele rondar entre los 1000 y los 1800 euros, dependiendo de todos estos condicionantes.

3. Precio de las consultas informativas y del estudio preoperatorio

La consulta informativa y el estudio preoperatorio, que incluye todas las analíticas y pruebas necesarias para realizar la intervención con seguridad, supone un gasto entre unos 200 y 350 euros. Hoy en día en este gasto se incluye, además, PCR y pruebas de serología para descartar la presencia del coronavirus en los pacientes.

4. Gastos médicos de una liposucción: el cirujano plástico y el equipo auxiliar

Los honorarios del cirujano que realiza la intervención, además de su formación, prestigio y experiencia, tienen mucho que ver con la duración completa de la intervención y con el riesgo que ésta conlleve.

Aunque la liposucción es una intervención que en manos altamente especializadas es muy segura, como toda cirugía conlleva factores de riesgo.

En este caso, una liposucción que exija la extirpación de gran cantidad de grasa supone mayor riesgo en términos de anemia, de complicaciones en la adaptación de la piel, por pérdida de volumen líquido, por aumento de la inflamación o por riesgo de trombosis, por ejemplo.

Y como podemos intuir, a mayor cantidad de grasa extirpada y de zonas a tratar, mayor es el riesgo que es asumido por el cirujano plástico que lleva a cabo la intervención, y mayores serán por lo tanto sus honorarios.

Este gasto suele rondar los 1200 y los 2300 euros.

Por otro lado, el cirujano necesita un equipo auxiliar (además del anestesista) para llevar a cabo la intervención: instrumentista en quirófano; personal de enfermería que realiza las curas; el personal de enfermería circulante que atiende durante la intervención quirúrgica, etc. Todo ello implica entre 300 o 600 euros aproximadamente.

5. Los aparatos: lipoláser o liposucción váser

Por otro lado, los cirujanos plásticos solemos trabajar hoy en día con aparatos que nos permiten lograr los resultados más efectivos y seguros.

Estos aparatos, como puede ser el láser o los ultrasonidos, por ejemplo, no solo facilitan la realización de la intervención, sino que también mejoran la posterior adaptación de la piel y la recuperación del paciente.

Y requieren de un mantenimiento especial para que funcionen con precisión y nos permitan conseguir resultados óptimos.

El gasto de este tipo de aparatos suele implicar unos 1000 o 1200 euros.

6. Tratamientos y gastos postoperatorios de una liposucción

También es muy importante tener en cuenta los tratamientos que favorecen la recuperación postoperatoria. La fisioterapia en el caso de una liposucción suele incluir un tratamiento de drenaje linfático manual, y posteriores masajes más profundos para mejorar las zonas de fibrosis.

Estos tratamientos postoperatorios suelen rondar los 100 o 150 euros.

Tampoco podemos pasar por alto la faja anatómica post-quirúrgica. Por lo general es necesario incluir dos, para poder tener un recambio cuando se necesite lavar. Esta faja es necesario llevarla durante un mes o cinco semanas después de la intervención.

El gasto de las fajas ronda los 200 euros.

Conclusión: ¿cuánto cuesta en total una liposucción?

Teniendo en cuenta todo lo anterior, para una liposucción más pequeña, donde las áreas a tratar son pocas y muy localizadas, el precio rondaría los 3000 euros. Y si hablamos de zonas más voluminosas, en pacientes que necesitan más tiempo en quirófano e ingreso, este tipo de liposucción rondaría los 6200 o 6300 euros como máximo.

En nuestra clínica, sin embargo, desaconsejamos llevar a cabo liposucciones que impliquen un volumen de extirpación de grasa excesivo, porque suponen para el paciente la asunción de un riesgo demasiado alto.

En caso de tener que realizar una liposucción grande, muchas veces recomendamos dividir la operación en dos partes. Dejando pasar en medio un tiempo de recuperación para mejorar la adaptación de la piel y el estado físico del paciente.

No te quedes con dudas ¡consúltanos!