Una de las partes a la que las mujeres le damos más importancia en el ámbito estético es sin duda a la apariencia de nuestros pechos.

Queremos que nuestras mamas se vean bonitas, no presenten imperfecciones o se vean caídas y que, si se puede elegir, tengan un volumen adecuado. Sin embargo, en muchos casos, esto no se presenta de forma natural y necesitamos una pequeña ayuda para conseguir el aspecto deseado. Es entonces cuando acudimos a lo que conocemos como cirugía mamaria.

Dentro de este tipo de cirugía encontramos diferentes métodos para mejorar como se puede ver el pecho femenino, siendo las más conocidas y recomendadas el aumento de pecho y la mastopexia; que a su vez son las que más dudas generan en su aplicación y más pueden confundir.

No será la primera y última vez que una paciente acude a consulta creyendo que necesita un aumento de pecho y en cambio necesita una elevación, o viceversa.

Hoy queremos ayudarte a diferenciar entre dos de las cirugías del pecho más demandadas y practicadas, así como sus correspondientes aplicaciones y usos dentro de la cirugía del pecho.

¿Nuestro objetivo? Que estés más informada a la hora de dirigirte a tu especialista médico de confianza y sepas elegir lo que de verdad necesitas antes de acudir al quirófano.

¿Qué entendemos por un aumento de pecho?

El aumento de pecho o mamoplastia de aumento se trata de la cirugía que tiene como objetivo principal mejorar el tamaño y la forma del pecho.

Este tipo de intervención quirúrgica está principalmente indicada para mujeres que sienten que tienen pechos de un tamaño pequeño y que quieren conseguir un cambio, o también en mujeres que tras pérdidas bruscas de peso o después de un embarazo han sufrido un vaciamiento de la mama.

Es interesante mencionar que se considera la operación Nº 1 en cirugía plástica en España, con más de 18.000 mujeres intervenidas en nuestro país cada año y supone una operación con excelentes resultados, que no deja cicatrices visibles gracias a su localización en el polo inferior de la mama y que permite un cambio total y definitivo de la estética del pecho de la mujer.

¿Qué entendemos por una mastopexia o elevación mamaria?

Por otro lado, la mastopexia o elevación mamaria lo que pretende o lo que consigue es precisamente lo que su nombre indica, elevar la mama cuando se encuentra caída.

Si bien con el aumento mamario se pueden elevar un poco los pechos, con la mastopexia buscamos ayudar a aquellas mujeres con una caída muy pronunciada o con mamas con un aspecto muy envejecido.

La caída de los pechos sabemos que es un proceso totalmente natural, que puede deberse o también acelerarse por diversos factores, como pueden ser: la edad, haber pasado por uno o varios embarazos, haber sufrido una pérdida brusca de peso u otros hábitos que pueden afectar a la sujeción del pecho o a la calidad de la piel.

Gracias a la elevación logramos que el pecho vuelva a su posición inicial mediante la remodelación del seno. Se elimina la piel sobrante y se modifica la posición del complejo areola-pezón para así conseguir unas mamas erguidas.

Debemos destacar que en este caso las cicatrices serán algo más delicadas, ya que la intervención será más compleja. El tamaño y aspecto de la cicatriz dependerá del grado de caída de la mama y del exceso de piel a retirar.

Diferencias entre aumento de pecho y mastopexia

Llegamos a la cuestión principal que nos atañe en el artículo de hoy y la cual queríamos responder desde un inicio ¿Qué diferencias existen entre una y otra intervención?:

  • Tienen objetivos distintos. mientras que el aumento mamario busca cambiar la forma y tamaño de la mama, la mastopexia busca elevar y reconfigurar el pecho caído.
  • La mastopexia utiliza solamente el tejido propio de la paciente. El levantamiento de pecho quita el exceso de piel, estira los ligamentos que sostienen las mamas y traslada la aréola más arriba. En cambio, en el aumento de pecho se utiliza una prótesis.
  • Una mastopexia necesita un mayor tiempo de intervención que un aumento de pecho. En la mastopexia la duración puede ser de entre 1,5 y 2 horas, mientras que el aumento mamario dura entre 40 minutos y 1 hora.
  • Los resultados obtenidos con la mastopexia son definitivos, sin embargo se pueden ver alterados por circunstancias como las que mencionábamos anteriormente como la edad, nuevos embarazos o cambios de peso. En cambio el aumento con prótesis está sujeto a mínimas variaciones gracias a la propia prótesis implantada.

¿Cómo puedo saber a ciencia cierta qué operación de pecho necesito?

Si después de conocer en qué consisten ambas técnicas, su prescripción y sus diferencias todavía albergas dudas al respecto, lo mejor es dejarse aconsejar por el médico especialista que se encargará de la cirugía mamaria.

Cuando nos vamos a someter a una intervención de estas características debemos respetar la opinión de los expertos dado que son ellos los que tienen la experiencia y el conocimiento sobre el campo.

Es importante que exista una buena comunicación entre paciente y médico, en la cual traslademos lo que queremos o necesitamos a nivel estético para posteriormente dejarnos aconsejar.

Si necesitas un equipo médico de confianza no dudes en acudir a la clínica de la Dra. Castro Serás atendida por una gran experta en cirugía de mama que ya ha podido ayudar a numerosas mujeres a sentirse más agusto y seguras con la estética de sus pechos. ¿Te gustaría pedir tu cita previa? Contacta con nosotras sin ningún tipo de compromiso ¡Te esperamos!