Resolvemos todas tus dudas sobre la liposucción. ¿No encuentras respuesta a tu pregunta? Escribe un comentario o ¡llámanos!

¿Hay riesgo de volver a engordar en las áreas intervenidas?

La liposucción consiste en la extracción mediante aspiración de las células grasas (adipocitos), de las zonas corporales en las que su cantidad es excesiva con respecto al resto del cuerpo; produciendo una alteración del contorno corporal llamado lipodistrofia.

Por lo tanto, la finalidad de la intervención es corregir esta desproporción dando al contorno corporal una forma más armónica. Esto lleva a un adelgazamiento localizado de estas áreas, que será definitivo, ya que al disminuir la cantidad de adipocitos, aunque se produzca un aumento de peso en el futuro, la zona liposuccionada solo engordará de forma proporcionada al resto del cuerpo, sin repetirse ese acúmulo excesivo que causó la intervención.

Y además, si perdemos el peso ganado, las zonas tratadas volverán a tener el aspecto que presentaban después de la cirugía.

¿Hay áreas más susceptibles de recuperar la grasa que otras?

No hay ninguna zona que tenga más tendencia a recuperar la grasa tras la liposucción, pero aquellas zonas en las que se extrajeron menos adipocitos, mantendrán más células grasas susceptibles de engordar que las áreas en la que la liposucción fue más agresiva.

¿La edad de la intervención puede tener algo que ver?

La edad a la que se realiza la intervención influye enormemente en la calidad de la piel y esta influye en el resultado.

Cuando se realiza una liposucción, la aspiración de la grasa se realiza por incisiones muy pequeñas (de menos de medio centímetro) y no se realiza ningún tipo de resección de la piel.

Esto quiere decir que la piel vacía de grasa deberá readaptarse progresivamente hasta su nuevo volumen, y cuanto mayor sea la elasticidad de la piel, más firme quedará tras ese proceso.

Esto implica que en pacientes mayores con pieles menos elásticas, generalmente con más flaccidez, la liposucción deberá ser más moderada, especialmente en áreas de piel fina que se retrae con mayor dificultad, como la cara interna de los muslos o los brazos. Sin embargo, en pacientes con pieles más jóvenes y elásticas, firmes y sin estrías, se podrá hacer una liposucción de mayores volúmenes y obtener aún así magníficos resultados.

Además, la edad del paciente y su sexo influirán en las zonas que deberán ser tratadas, ya que la distribución de la grasa es diferente entre hombres y mujeres y también se modifica con la edad y los cambios hormonales (por ejemplo, distribución de la grasa en la menopausia sobre todo en la región abdominal y en torno a las vísceras)

¿Cuántos kilos o qué porcentaje de grasa corporal ha de engordar una mujer para que se arruinen los resultados de la liposucción?

Por mucho que se engorde tras una liposucción, no se volverán a ver esas zonas de lipodistrofia que originaron el tratamiento. A partir de la intervención, al tener un reparto más equilibrado de la grasa del cuerpo, el aumento de peso estará también repartido, por lo que engordarán de forma similar las zonas tratadas y sin tratar, y la silueta conseguida se mantendrá de forma similar pero con mayor volumen. Además podemos revertir esta situación al adelgazar, sin que se eche a perder el resultado.

Obviamente si alcanzamos un exceso de peso con un índice de masa corporal mayor de 40 (obesidad mórbida), toda la silueta corporal se verá deformada.

¿Les pasa lo mismo a los hombres?

La distribución de la grasa es diferente entre hombres y mujeres.

El hombre tiene una distribución androide, es decir acumula más grasa en el abdomen bajo, en las regiones laterales de la espalda, la papada y el área pectoral; pero además tiene un gran porcentaje de su grasa distribuida internamente en torno a las vísceras.

Con el tratamiento de liposucción solamente podemos tratar los acúmulos de grasa subcutánea y nunca la visceral, que solo podrá ser reducida con una dieta adecuada o aumentando el gasto energético mediante el ejercicio.

En cuanto a las características de la piel, el hombre en general, la tiene más gruesa comparándola con la de la mujer, el grado de flacidez es menor y la presencia de celulitis y estrías también es rara. Esta piel con mayor capacidad de retracción, dará como resultado una mejor adaptación tras la liposucción, y mejores resultados aún tratando volúmenes elevados.

En cuanto a las características de la grasa, en el hombre su extracción es un poco más difícil, porque existe mayor tejido fibroso rodeando a las células grasas. Esta mayor fibrosis también prolonga algo más la inflamación postoperatoria.

Los resultados se mantendrán también en el tiempo pese a engordar, pero hay que recordar que la grasa visceral abdominal también va a aumentar y a mostrar un abdomen prominente aun cuando la zona abdominal subcutánea liposuccionada se mantenga más estable.

Si se engorda… ¿la grasa va a otras áreas o se reparte de la misma forma que antes de la lipo?

Cuando aumentamos de peso, todos los adipocitos acumulan una cantidad muy similar de grasa, siendo más evidente el aumento de volumen en aquellas zonas que por nuestra constitución presentan una proporción más elevada de estas células.

La liposucción equilibra esta distribución de las células grasas en el cuerpo y por eso al engordar lo haremos de forma más generalizada, incluyendo áreas que antes apenas engordaban porque las zonas de lipodistrofia “secuestraban” la mayoría de la grasa almacenada.

¿Qué resultados se conocen a largo plazo?

Entre las dudas sobre la liposucción, esta suele ser de las más habituales. Los resultados de la liposucción a largo plazo son magníficos. Con una única operación se consigue corregir, de forma estable  y definitiva una distribución poco estética de la grasa corporal, sin apenas cicatrices, y con un resultado que soportará el paso del tiempo, los cambios de peso y los embarazos.

En el postoperatorio nos debemos de preocupar de favorecer la retracción de la piel y la disminución precoz de la inflamación, pero una vez finalizado este periodo, no será necesario ningún cuidado específico de la zona ni siquiera revisiones de control con los años.

Es tal vez la intervención de cirugía estética que mejor mantendrá los resultados pese a la edad y los cambios físicos y hormonales que se deriven de esta.