Una preocupación común en pacientes que quieren operarse el pecho, tiene que ver con esta cuestión. De hecho, una de las preguntas más frecuentes que recibimos en consulta es: ¿hay riesgo de que salgan estrías si me aumento el pecho? Por ello, y para resolver todas tus posibles dudas como es debido, hemos decidido hacer este artículo.

Hoy te vamos a explicar qué son realmente las estrías, en qué casos sí que podrían aparecer tras un aumento de pecho y, por supuesto, te daremos algunos consejos para prevenirlas. ¡Sigue leyendo y no pierdas detalle!

Estrías en el pecho después de una cirugía: Factores de riesgo

Antes de continuar leyendo, queremos que estés y tranquila y no te preocupes demasiado por este tema. Que salgan estrías después de una cirugía mamaria es algo realmente inusual. Su porcentaje de riesgo de aparición está entre el 2 y el 7%, en términos generales. Y en la gran mayoría de los casos, cuando aparecen, son prácticamente inapreciables.

¿Sabes qué son las estrías? Las estrías son una rotura de los tejidos por una distensión repentina de la piel. Pueden surgir cuando hay un aumento o pérdida muy masiva de peso; por ello, son muy comunes en mujeres embarazadas.

Su aparición está condicionada por la calidad de la piel de cada mujer, la carga genética o por factores externos perjudiciales como el tabaco. Fumar empeora la calidad de la piel, haciendo que los tejidos sean cada vez más finos y frágiles, y disminuyendo la correcta circulación sanguínea.

Y en el caso de un aumento mamario, otro factor que podría provocar la aparición de estrías tiene que ver con el volumen de los implantes en relación con la calidad de la piel de la paciente. Aquí, por ejemplo, la edad de la paciente juega un papel importante.

¿Cuándo es más probable que salgan estrías en un aumento de pecho?

Tal y como te anticipábamos, es rarísimo que puedan aparecer estrías después de un aumento de pecho. Especialmente cuando el cirujano o cirujana han valorado como es debido la edad de la paciente, su tipo de piel y el tamaño ideal de los implantes. Y cuando, además, han existido unos buenos cuidados postoperatorios por parte de la paciente.

Sin embargo, puede ocurrir que estas estrías aparezcan en mujeres muy jóvenes que se operan el pecho. ¿Por qué? En primer lugar, porque este tipo de pacientes suelen tener todavía la piel muy tensa y dura, dado que es frecuente que no hayan sufrido aún ninguna distensión previa fruto de grandes aumentos de peso, embarazos o lactancias.

Si a ello se le suma la introducción de una prótesis mamaria con un volumen demasiado grande, la rotura de los tejidos y la aparición de las estrías es mucho más probable, al no ser capaz la piel de asumir una distensión tan severa.

Por ello, es fundamental que se estudien los antecedentes genéticos de cada paciente, la calidad de su piel y su capacidad elástica, además de ser cautos a la hora de introducir prótesis excesivamente grandes. Como hemos subrayado ya en otras ocasiones, aquí es muy importante el diálogo y la comprensión entre el cirujano plástico y la paciente, para que ésta mantenga unas expectativas realistas sin sacrificar totalmente sus deseos estéticos.

¿Las estrías en el pecho tienen tratamiento?

El mejor tratamiento para las estrías es la prevención. Por ello, como adelantábamos en el apartado anterior, tenemos que ser moderadas a la hora de elegir el volumen de los implantes en un aumento de pecho. Y además, llevar a cabo los cuidados pre y post operatorios indicados: por ejemplo, favorecer mucho la hidratación, y evitar tóxicos como el alcohol o el tabaco.

Sin embargo, si ya tienes alguna que otra estría incipiente, puedes tratarla con cremas y aceites. Hablamos de cuando las estrías son rojas (antes de volverse blancas), y están todavía dentro del proceso inflamatorio. En muchos casos, manteniendo ese extra de hidratación y estimulando la producción de colágeno, podemos conseguir que no evolucionen a la estría blanca atrófica que todas tenemos en mente. Y si queda alguna marca, será muy leve y atenuada.

Para la solución de estrías blancas lo tenemos más complicado… En general muy pocos tratamientos está aportando grandes resultados. Pero eso no quiere decir que algunos no lo estén consiguiendo. Existen algunos tratamientos que estimulan los tejidos para evitar que se retraigan, como es la carboxiterapia o la asociación con PRP o plasma rico en plaquetas (factores de crecimiento plaquetarios).

Pero volvemos a insistir. La prevención es la solución más efectiva y fundamental para evitar la aparición de estrías antiestéticas en el pecho. Escucha siempre a tu cirujano o cirujana plástica, y sigue sus consejos.

¿Quieres operarte el pecho y te inquieta que te puedan salir estrías? Seguro que si hablas con la Dra. Castro te vas a quedar mucho más tranquila. Pide cita y confía en las mejores manos.