En ocasiones el ejercicio físico regular y una dieta equilibrada no son suficientes para alcanzar nuestro objetivo de vientre plano. No es de extrañar que podamos encontrar un paciente en consulta que, pese a estar en buena forma y totalmente saludable, no esté conforme con el aspecto que actualmente tiene su abdomen.

En buena parte de estos casos, aunque tengamos un estilo de vida totalmente saludable, nuestra zona abdominal no adquirirá la forma que realmente nos gustaría, pues el exceso de piel y grasa localizada no nos permiten conseguirlo. Es en estos momentos en los que una buena opción a nivel estético es, sin duda, la miniabdominoplastia.

¿En qué consiste una miniabdominoplastia?

La miniabdominoplastia es una variante de la técnica conocida como abdominoplastia. Es una cirugía que nos permite eliminar la piel sobrante o tejido cutáneo en la zona situada justo por encima del pubis. ¿Qué conseguimos con ello? Corregir la flacidez de la parte inferior del abdomen y darle un aspecto mucho más estético, eliminando la imperfección de la zona.

¿Qué diferencias existen entre una abdominoplastia y una miniabdominoplastia?

Cuando es necesaria la eliminación de ese exceso de piel de nuestro abdomen se hace indispensable conocer bien qué tratamientos o posibilidades existen para eliminarla completamente y recuperar la figura. En ese punto es donde entran los tratamientos más destacados para ello: la abdominoplastia y su parte más reducida la miniabdominoplastia.

Si bien ambas provienen de la misma técnica y dan muy buenos resultados, tienen diferencias importantes e indicaciones distintas para resolver en esa importante zona de nuestro cuerpo ¿Sabes cuáles son? Ahora te las contamos:

  • Cantidad de piel sobrante. Una de las principales diferencias y más características entre uno y otro tratamiento es la cantidad de piel flácida a extraer. Si una persona dispone de mucha piel sobrante en la zona abdominal será necesaria una abdominoplastia, en caso contrario, si existe un bajo excedente, será suficiente con realizar una miniabdominoplastia.
  • Tamaño de la cicatriz. Otra diferencia a tener en cuenta es la cicatriz resultante en ambas cirugías. Si el paciente se realiza una miniabdominoplastia en el resultado final quedará una pequeña cicatriz, poco perceptible, justo encima de la zona del pubis, en el bajo vientre. En cambio si la persona se realiza una abdominoplastia suele ser de una mayor longitud, la cual dependerá de la cantidad de piel a eliminar. Si por ejemplo eres un paciente al que se le debe eliminar la piel sobrante del abdomen y la zona baja de la espalda la cicatriz resultante rodeará toda la cadera.
  • Tiempo de la cirugía. En primer lugar es importante destacar que ambas operaciones es necesario trabajarlas en un quirófano y que no se pueden realizar de forma ambulatoria. En el caso de la abdominoplastia la duración de la operación puede ser de hasta 4 horas máximo. En cambio, con su parte más reducida, la miniabdominoplastia, este tiempo se reduce a la mitad (2 horas como máximo). No obstante, ambas operaciones necesitarán de una estancia mínima en el hospital de 24 horas.
  • Trabajar la zona del ombligo. En el caso de realizar una miniabdominoplastia es muy extraño que se necesite trabajar esta parte del abdomen, por lo cual el ombligo suele quedar intacto. En cambio, con la abdominoplastia, esta parte se reconstruye por completo. Esto es debido a que, al momento de eliminar la piel flácida, es necesario volver a tensar la parte de arriba y debajo del abdomen, haciendo que el ombligo pierda su forma. Es importante destacar que el ombligo no quedará mal o antiestético como resultado de esta operación, puesto que lo recolocaremos y trabajaremos para que luzca perfectamente en la zona abdominal.

¿Puedo ser un buen candidato o candidata para la miniabdominoplastia?

Como lo dicho anteriormente si eres una persona que dispone de una flacidez en la zona inferior del tren abdominal y quieres que tu piel recupere su forma ideal, este es el tratamiento indicado para ti.

Los pacientes más habituales que necesitan de esta técnica revolucionaria son mujeres que, tras el embarazo, no consiguen recuperar la forma ni firmeza previa del abdomen, hombres o mujeres que han sufrido un cambio importante de peso con la consiguiente distensión de la piel en la zona abdominal y personas que por el envejecimiento de la piel sufren de descolgamiento cutáneo.

¿Cómo será el postoperatorio de una operación de miniabdominoplastia?

En primer lugar, una vez la persona es intervenida quirúrgicamente, necesitará un mínimo reposo de 24 horas en el hospital. Además, los primeros días, esta puede disponer de ciertas molestias e inflamación en la zona tratada, es del todo común y se tratará con medicación para ayudar a la recuperación.

Pasados 3 días o una semana aproximadamente de reposo la persona podrá retomar su vida de forma normal. Con su correspondiente vuelta al trabajo y actividad diaria.

Si bien podrá ya volver al trabajo, hay que destacar que será necesario que el paciente lleve una faja abdominal para presionar la zona durante aproximadamente 3 semanas y que la recuperación nos está ni mucho menos completa por lo cual tendrá que evitar ejercicios o deportes bruscos mínimo hasta las 6 semanas después de la intervención.

 ¿Qué resultado final puedo esperar con la miniabdominoplastia?

Tras un año de la cirugía el paciente es capaz de apreciar el resultado completo y final de la misma, con un vientre definido, estético, firme y sin ningún signo de flacidez de la piel.

¿Crees que tú también puedes necesitar del conocido como lifitng abdominal? En nuestra clínica, la Dra. Castro te atenderá en consulta, estudiará tu caso y determinará cuál es el tratamiento que de verdad necesitan tu piel y tu abdomen para volver a su estado natural. No lo dudes y pide tu cita con nosotras ¡Te esperamos!