Efectivamente, deja de comer pollo supuestamente alimentado con estrógenos. No te van a crecer los senos. Y tu salud te lo agradecerá.

Hay que reconocer que ciertos mitos alrededor de la cirugía de senos son muy ingeniosos. Algunos son casi leyendas urbanas que forman parte de la cultura popular. ¿Quién no recuerda aquél “cuidado si te subes a un avión y tienes los pechos operados…”?

En relación con la posibilidad de que los pechos crezcan sin una intervención quirúrgica, también hay una gran mitología. Pero ciertamente algunos consejos son interesantes. Lo primero que sí debemos tener en cuenta es que los milagros no existen: nadie consigue que su pecho aumente de forma exponencial haciendo ejercicios con unas mancuernas. Tampoco existe ninguna crema en el mercado que aumente nuestra copa de una B a una C.

No obstante, si mantenemos una perspectiva realista, hay algunas rutinas que podemos seguir para tonificar la zona del pecho y conseguir que su aspecto sea más atractivo. A continuación desmontamos mitos y hablamos de la realidad sobre el aumento y la mejora del aspecto de los senos sin cirugía. Y también resolvemos otra de las grandes dudas de nuestras pacientes, ¿podemos conseguir un aumento de las mamas sin la introducción de prótesis?

El ejercicio físico puede aumentar el pecho: Falso

Lo primero que debemos recordar es, precisamente, de qué está compuesta nuestra mama. El pecho en sí mismo carece de músculo. El tejido que lo envuelve es el que le aporta tersura. Y es el que podemos tonificar, por así decirlo.

Evitar cambios bruscos de peso, por ejemplo, es una de las reglas básicas contra la flacidez prematura. Sin embargo, en la vida pasamos por diversas etapas que son naturales a nuestra existencia.

El paso del tiempo es inevitable: embarazos, enfermedades, efectos colaterales de determinadas medicaciones y otro tipo de situaciones pueden provocar que ganemos o perdamos peso de forma drástica. De modo que la medicina estética y reparadora será nuestra gran aliada para sentirnos mucho mejor en nuestros cuerpos.

El ejercicio físico puede ayudarnos a tener unos senos más firmes, pero en ningún caso hará que aumenten de tamaño.

Las inyecciones de ácido hialurónico aumentan los pechos: Falso, aunque con matices

El ácido hialurónico solamente será efectivo en aquellos senos que estén muy cerca de lo que podemos considerar un seno estético y equilibrado. Especialmente en pacientes jóvenes. El aumento será muy leve y además, dado que se trata de un tratamiento que no es definitivo, su duración estimada será de 4 a 6 meses. El cuerpo reabsorbe el ácido hialurónico.

De modo que para pequeños retoques poco invasivos en pacientes jóvenes, quizá puede ser una opción. Pero nunca permanente. Personalmente, no la recomiendo.

Hay cremas y tratamientos que hacen crecer las mamas: Falso

Ciertamente existen productos que pueden ayudarnos a tener una mejor hidratación y tersura y una piel con menos manchas en la zona de los senos. Principalmente por su alto contenido en elastina, rosa mosqueta y/o ácido hialurónico, por poner solamente algunos ejemplos de los posibles ingredientes de dichos productos.

Pero en ningún caso provocarán resultados sorprendentes o muy evidentes. Son sutiles cuidados para la piel. Desde luego, en ningún caso existen cremas que solucionen problemas estéticos de los senos y nos eviten una intervención quirúrgica si queremos aumentar su tamaño.

Aumento de pecho con lipofilling: Verdadero, pero con matices

Cierto es que el relleno de los senos con grasa autóloga, extraída de la propia paciente en áreas que se consideran sobrantes, es un tratamiento muy interesante. Principalmente porque reduce drásticamente las posibilidades de rechazo (como hemos dicho, se trata de grasa del propio cuerpo).

Precisamente por esta características, solamente pueden ser candidatas aquellas mujeres que tengan zonas con lipodistrofia: esto es, acúmulos localizados de grasa. En resumidas cuentas, si no hay grasa que extraer en otras zonas, no puede realizarse el lipoinjerto mamario.

Por otro lado, su durabilidad depende de varios factores. El principal es que no podemos olvidarnos de que es grasa de nuestro propio organismo. Por lo tanto, el tamaño de las mamas fluctuará conforme lo haga el resto de grasa de nuestro cuerpo: aumentos o pérdidas de peso.

Además, es realmente complicado conseguir unas mamas con un volumen superior a los 150-200 ml. Para tal fin, sin lugar a dudas, necesitaremos introducir unos implantes mamarios.

Si queréis profundizar más en la ventajas de las prótesis y del lipofilling, os recomendamos que echéis un vistazo a este artículo.

No existen los milagros, pero la cirugía plástica, estética y reparadora aporta grandes resultados

Efectivamente, los remedios milagrosos no existen. No está científicamente probado que un tipo de alimentación concreta haga crecer los senos como por arte de magia. Ni tampoco existen tratamientos de belleza con resultados infalibles en el volumen de nuestros senos.

Si quieres aumentar tu pecho y convertirlo en un seno estético y atractivo, pero no te convence la opción de insertar unas prótesis, ¡no dudes en consultarnos!

Cada mujer es un mundo, especial y único, en todos los sentidos. Por eso, la valoración personalizada por parte de la Doctora Castro es fundamental para garantizar unos resultados satisfactorios en el aumento y mejora estética de tus pechos. Solamente de esta forma, con atención profesional y personalizada, una paciente puede quedar satisfecha y recuperar la confianza en su aspecto físico.