Esta cuestión preocupa a muchas mujeres. Tanto a aquellas que decidieron, en su día, realizarse un aumento de pecho o alguna otra cirugía mamaria que implicase la colocación de implantes; como a aquellas que se lo están pensando ahora mismo.

La respuesta es muy tranquilizadora. ¡Claro que se puede! De hecho, es bastante común en mujeres a partir de una determinada edad.

En concreto, muchas pacientes cuando llegan a la menopausia o la superan, quieren retirarse los implantes mamarios. Bien porque deciden que quieren despreocuparse de las revisiones de los implantes, o bien porque no desean tener que cambiarlos nunca más.

¿Qué podemos hacer cuando un implante mamario está muy envejecido o se ha roto? ¿Cómo quedan los pechos una vez se retiran los implantes? ¿Cómo se consigue que no queden mal unos senos a los que se les han quitado las prótesis?

Por cierto, ¿sabías que no solo puedes quitarte las prótesis, sino aprovechar la oportunidad para eliminar grasa corporal antiestética? No te pierdas este interesante artículo donde respondemos a las dudas más frecuentes sobre retirada de implantes mamarios.

Retirada de implantes mamarios: ¿qué hacer si se rompen o envejecen?

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, los implantes mamarios envejecen, e incluso pueden llegar a romperse precisamente por esto. De ahí la importancia vital de las revisiones anuales tanto con el cirujano plástico como a través de las pruebas de imagen.

Los implantes mamarios pueden no durar toda la vida. El paso del tiempo los va desgastando, y es bastante común que las mujeres que llevan prótesis mamarias desde jóvenes, tengan que recambiarlas.

Sin embargo, no solo existe la opción de cambiar un implante mamario envejecido por uno nuevo. También es posible, y es una decisión muy habitual, retirar la prótesis mamaria definitivamente. ¿Qué se hace en tales casos? ¿Cómo se sustituye el espacio que deja el implante en la mama?

Sustitución de implantes mamarios con lipofilling: aprovecha la liposucción

Si a causa del envejecimiento de la prótesis mamaria, por tu edad o por tus circunstancias personales ya no quieres seguir llevando implantes, existe una solución muy interesante y de gran naturalidad.

Hablamos del lipofilling mamario, una técnica con muchas ventajas no solo en términos de resultados o mejora de la calidad de los tejidos (gracias al aumento de la producción de colágeno), sino también ideal para los meses de invierno. ¿Por qué?

Muchas mujeres aprovechan el momento de quitarse los implantes mamarios para realizarse una liposucción. Especialmente si nos encontramos todavía en invierno o en los meses más fríos del año: puesto que esto favorece la recuperación de los tejidos y hace mucho más agradable el postoperatorio tras una liposucción.

La grasa localizada extraída gracias a esta técnica se procesa y se trata adecuadamente: así extraemos el tejido adiposo que nos servirá como material de relleno totalmente natural.

Al ser grasa autóloga (extraída de la propia paciente) es un material que no se rechaza y que una vez vascularizado permanecerá indefinidamente en el lugar en que lo hemos colocado, variando únicamente en volumen según los cambios ponderales, igual que el resto de la grasa corporal.

La menopausia: el periodo más frecuente para retirar implantes mamarios

De hecho, la mayoría de las mujeres que deciden retirarse los implantes mamarios para siempre suelen estar en el periodo de la menopausia, o haberlo superado.

Generalmente, debido a todos los cambios hormonales, estas mujeres han ganado peso y tienen lipodistrofia (acumulación de grasa antiestética) en zonas tan comunes como el abdomen: la famosa falta de cintura de la menopausia.

La grasa abdominal, además, es ideal para el lipofilling mamario: prende con más facilidad. Por lo que resulta una combinación de técnicas muy agradecidas para la paciente.

De modo que esta intervención resulta sumamente beneficiosa para ellas. Por un lado, consiguen eliminar ese exceso de grasa localizada y mejorar su figura y, por otro, pueden quitarse los implantes y sustituirlos gracias al lipofilling mamario; con resultados muy naturales.

En los casos de poco volumen, lo normal suele ser retirar la prótesis, conservar la cápsula cuando está en buen estado e injertar la grasa.

Pero, ¿y qué pasa cuando hablamos de grandes volúmenes (cuando la paciente tenía prótesis de tamaño grande)? ¿También puede hacerse un lipofilling mamario para rellenar la mama? Sí, pero habrá que sumarle seguramente una mastopexia (elevación de senos), donde se retirará todo el tejido sobrante y flácido.

¿Has resuelto tus dudas sobre retirada de implantes mamarios? ¿Quieres cambiar o quitar tus antiguos implantes y necesitas más información? Ponte en contacto con nosotras y no esperes más para dar el paso.