Cuando planteamos una cirugía de aumento de pecho existen muchos factores que tenemos que tener en cuenta para buscar el mejor resultado para cada paciente, siendo uno de estos factores y más esenciales el tipo de prótesis.

Cada prótesis tiene ciertas características y ventajas que pueden hacerla más adecuada que las otras y, por otro lado, también sus desventajas que pueden descartarla para ciertos casos. En nuestra experiencia profesional la rotación de las prótesis es una posibilidad que deberemos tener en cuenta a la hora de elegir. ¡Sigue leyendo para saber más!

¿En qué consiste una rotación de prótesis?

Cuando hablamos de una rotación de prótesis de mama hacemos referencia a un implante que no se encontraba fijado a ninguna estructura dentro del pecho y que tras alguna acción, ya sea traumatismo, movimiento u otros motivos se ha salido de su posición original y se ha girado dentro del bolsillo que la guarda.

Este giro dentro de la mama no tiene por qué ser en si algo negativo, pues dependerá del tipo de prótesis que hemos elegido para nuestro aumento y su forma concreta (redondeada o con forma de gota). No obstante, este será un factor más que deberemos valorar.

¿Todos los tipos de prótesis se pueden girar o rotar?

Las prótesis de mama, independientemente de su tipo o forma tienen una cierta posibilidad de giro. Como decíamos anteriormente esto no tiene por qué ser negativo, pues algunas prótesis están diseñadas para que no haya problema con ello, pero, sin embargo, sí que puede ser un problema estético con otras.

Dentro de las prótesis de mama podemos encontrar y diferenciar dos grandes grupos o tipos: las prótesis redondas y las prótesis anatómicas o de gota.

Las prótesis redondas son las más usadas y puestas en todo el mundo, además de ser el tipo de implante más tradicional para aumentar o reconstruir esta zona de la anatomía humana.

Su forma, como su propio nombre indica, es redonda, siendo igual tanto por arriba como por abajo. Lo cual no genera ningún problema a nivel estético o funcional si la prótesis se rota o gira dentro del bolsillo. Su principal inconveniente es que el resultado que dan no es tan natural como el otro grupo de prótesis y que su uso, muchas veces, puede estar desaconsejado en mujeres muy delgadas por esta razón.

Las prótesis anatómicas o de gota son las preferidas por las pacientes que buscan un resultado muy natural de su aumento de mama.

Se las conoce como forma de gota por su característica forma similar a una gota de agua. Al contrario que las anteriores no son iguales por arriba o por abajo, sino que son más estrechos y planos por la parte superior y de forma proporcional van ensanchándose y tomando volumen en la parte inferior.

Esa naturalidad que las prótesis anatómicas consiguen al asemejarse a la forma de una mama real tiene también su desventaja y es que si la prótesis se rota o sale de su posición genera una forma antiestética en la mama y será necesaria una segunda intervención para su recolocación en los casos más severos.

¿Es muy frecuente que una prótesis anatómica o de gota se pueda girar?

En este sentido queremos llamar a la calma en el uso de las prótesis anatómicas o de gota y las posibilidades de giro de los implantes. Sí, es ciertamente posible la rotación dentro de la mama, pero es muy poco frecuente que se de con la severidad necesaria como para una necesaria recolocación.

Podemos estimar en alrededor de un 5-7% (según el tipo de prótesis anatómica puede variar un poco) la probabilidad de rotación o giro moderado o severo (lo cual sería visible estéticamente desde fuera) de un implante de mama con forma de gota.

Las prótesis han hecho unos avances espectaculares en comodidad, sensaciones naturales y seguridad, suponiendo cada vez una mayor garantía y un menor riesgo para el paciente.

¿Cómo puedo saber si una prótesis anatómica o de gota se ha girado?

En caso de que la prótesis de mama tenga una rotación moderada o severa los signos serán muy claros y fácilmente detectables:

  • Cambio importante en la forma de pecho: tras un tiempo de la operación (meses o años) los pechos, que antes se veían prácticamente simétricos, ahora presentan diferencias visibles y de forma repentina.
  • Diferencias en el canalillo: el canalillo ahora parece tener una forma peculiar o extraña, presentando uno de sus lados un aspecto más “vacío”.
  • El polo inferior pierde la curvatura natural: la zona inferior del pecho (desde el pezón al surco submamario) ahora se encuentra más recta y “vacía”. Lo cual hace perder la concavidad visible en un pecho natural.
  • Posible sensación de movimiento o dolor y molestia: no ocurre en todos los casos pero la rotación puede ir acompañada de dolor, inflamación del pecho y sensación de movilidad por dentro.

Es importante que ante la primera sospecha de un posible movimiento o rotación de la prótesis mamaria acudamos al médico o cirujano para que compruebe si de verdad estamos ante este escenario y ver qué podemos hacer para remediar este problema.

¿Se puede prevenir el giro de las prótesis de mama?

La única forma que tiene el usuario de prevenir el giro o rotación de las prótesis de mama es seguir las pautas y consejos del cirujano, principalmente, en el periodo postoperatorio y, por supuesto, después del mismo.

Te adelantamos que no es posible prevenir al 100% una rotación del implante, pero los médicos especialistas intentamos minimizar las probabilidades al máximo.

Para evitar desplazamientos, en nuestra clínica realizamos una técnica quirúrgica en la que ajustamos el bolsillo al diámetro del implante y recurrimos a implantes con cubiertas texturizadas que facilitan la adherencia a los tejidos.

Otra alternativa son los nuevos implantes anatómicos con anclajes que ha desarrollado la casa Motiva®: unas prótesis nanotexturizadas con unos anclajes que se fijan a la pared muscular para mantener la prótesis en la posición adecuada.

Qué hacer cuando una prótesis de mama se ha girado

Cuando creemos que puede existir algún indicio de rotación en la mama lo primero que tenemos que hacer es acudir a la consulta del cirujano plástico. Este examinará la mama y diagnosticará si se ha dado o no el posible giro del implante. Una vez dilucidado y visto el tipo de desplazamiento y su gravedad se realizará lo siguiente:

  • Colocación manual en consulta: a veces el desplazamiento no ha sido muy severo y con una pequeña manipulación en consulta podemos recolocar la prótesis sin necesidad de ningún tipo de intervención mayor. Si se realiza esta alternativa la paciente tendrá que estar en reposo alrededor de 2 semanas para que el implante se vuelva a adherir correctamente y no exista riesgo de un posible nuevo movimiento.
  • Intervención quirúrgica: en los casos más severos, si la colocación del implante no permite una recolocación manual, será necesaria una segunda cirugía. Cuando la causa de ese giro ha podido venir por la predisposición individual del paciente puede ser recomendable cambiar las prótesis actuales por unas redondas; pero si la situación se ha dado por otras cuestiones podemos reducir el bolsillo para limitar el espacio y dificultar el giro, o cambiar el tipo de tejido de la prótesis a uno con mayor resistencia.

Si estás pensando en la cirugía mamaria como una opción deseable para la estética de tus pechos confía en profesionales médicos que te guíen para evitar posibles inconvenientes tras la intervención. La Dra. Castro es una especialista con más de 15 años de experiencia en la cirugía de mama y muchas pacientes ya han confiado en ella y en sus manos para un cambio. ¿Tienes dudas o necesitas alguna información adicional? No dudes en contactarnos y resolveremos cualquier cuestión que pueda afectar a tu decisión.