Esto igual te sorprende: tener miedo es normal y necesario. ¿Cómo puede ser eso posible? Pues porque el miedo es, ni más ni menos, que un mecanismo de supervivencia.

El problema viene cuando se descontrola, pierde su función primordial y nos impide tomar las decisiones que pueden mejorar nuestra vida. Como por ejemplo ocurre con las personas que evitan, por miedo y ansiedad, realizarse la cirugía estética que tanto anhelan.

Si este es tu caso, y te da mucho miedo operarte, no te preocupes. Te vamos a ayudar a que te relajes y comprendas que se trata de una reacción irracional que puede controlarse. El miedo no logrará vencer tu sueño de sentirte feliz con tu cuerpo. ¡Claro que podrás superarlo!

No puedo evitar tener miedo y ansiedad por la cirugía…

Es raro no encontrar un solo paciente que no tenga miedo a operarse, sea cual sea el tipo de cirugía. Te lo aseguramos: no es algo que solo te pase a ti.

Pensar en entrar en un quirófano genera, en la mente de muchas personas, una imagen que les produce gran ansiedad. El miedo a la anestesia, por ejemplo, es uno de los más frecuentes. Y es algo totalmente relacionado con tener miedo a lo desconocido, a perder el control de nuestro cuerpo, a sufrir dolor…

En el caso de la cirugía plástica, el miedo o la ansiedad antes de pasar por quirófano aumenta. Porque muchos pacientes sienten que no se trata de una operación ‘necesaria’, aunque realmente sea un paso que quieren dar desde hace mucho tiempo, para mejorar enormemente su calidad de vida: su autoestima, su seguridad, su vida social y afectiva…

La gran pregunta es, ¿Qué podemos hacer para perder el miedo a operarnos?

¿Qué puedo hacer para superar el miedo a operarme?

Cierto es que no todas las personas experimentan el mismo grado de ansiedad o inquietud antes de una cirugía. El miedo al quirófano puede ir desde una ligera preocupación, que aumente un poco los días previos a la fecha de la intervención, hasta un auténtico terror paralizante.

Cuando el miedo nos impide avanzar hacia nuestros objetivos, entonces podemos estar ante un caso de tomofobia: fobia a las operaciones quirúrgicas. 

Las personas que padecen tomofobia suelen experimentan síntomas físicos (sudoración, mareos, nauseas, vértigo, sensación de falta de aire, problemas gástricos…), cognitivos (pensamientos angustiosos y catastrofistas) e incluso conductuales (evitar acudir a los hospitales, no soportar conversaciones sobre cirugías, etc.)

Si ese es tu caso, y en función de la gravedad de los síntomas, lo más recomendable es que acudas a los especialistas en salud mental: los psiquiatras y psicólogos sabrán orientarte y te ofrecerán el mejor tratamiento para enfrentarte a tus miedos más profundos.

Sin embargo, si tu nivel de miedo a operarte es alto, pero sin llegar a estos extremos inhabilitantes,  sigue leyendo. Te vamos a dar algunas claves y consejos para que puedas calmar la ansiedad antes de una cirugía.

Busca información (de calidad) sobre tu cirugía

Pero cuidado, no caigas en las redes de las “fake news”, los bulos, las noticias sensacionalistas o los artículos de dudosa calidad informativa.

Existen foros donde muchas personas comparten sus experiencias con operaciones como la tuya. Incluso está bien que le eches un vistazo a las opiniones en redes sociales o webs de otros pacientes sobre diferentes clínicas o cirujanos.

Lo más seguro, también, es que conozcas a alguien que conoce a alguien que conoce a alguien… que se ha operado el pecho (por ejemplo). Intenta si puedes hablar con estas personas más o menos cercanas a tu entorno, para que te cuenten cómo fue su experiencia, en qué condiciones se llevó a cabo su intervención, si estaban nerviosas antes de entrar en quirófano, etc.

Todo esto, bien utilizado, puede ayudarte mucho a calmar tu ansiedad frente a la operación. Porque comprobarás que hay cientos y cientos de personas que han pasado por lo mismo que tú vas a pasar con muy buenos resultados y sin graves molestias.

La cirugía plástica, estética y reparadora, en manos profesionales, es muy segura

Las técnicas y la tecnología para llevar a cabo este tipo de intervenciones han avanzado muchísimo en las últimas décadas.

Ten en cuenta que cada vez más personas acceden a la cirugía estética. Según datos del SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética), solo en España se llevan a cabo cerca de 400.000 operaciones al año.

Y eso repercute muy positivamente, de manera inevitable, en inversión en innovación y constantes mejoras.

No nos cansaremos de decirlo, las intervenciones de cirugía estética son muy seguras siempre y cuando se lleven a cabo por un equipo de profesionales, liderado por un médico especializado en cirugía plástica, estética y reparadora. Por eso, el siguiente consejo es vital.

Elige a un buen cirujano especializado en tu problema

Dejar tu cuerpo en manos de un médico especializado en cirugía estética, que sea 100% profesional y empático, es una de las grandes claves para estar tranquilos antes de una operación.

Asegúrate de que el médico que va llevar tu caso tiene gran experiencia en tu problema. No dudes en pedirle su acreditación, asegurarte de que pertenece a alguna sociedad o asociación prestigiosa que ampare su ejercicio (SECPRE y/o AECEP, por ejemplo), que te hable del hospital donde se llevará a cabo la intervención, que te muestre ejemplos de resultados de otros pacientes…

Sentir que estás en las mejores manos te dará una gran tranquilidad.

Hablar es fundamental: Asegúrate de que tu cirujano te da toda la confianza que necesitas

No te quedes con ninguna duda y verbaliza tus miedos. Hacernos los valientes, tener vergüenza o fingir que estamos más tranquilos de lo que realmente estamos para no ‘molestar’ al médico, no nos ayudará en absoluto a superar nuestro miedo a la cirugía. Es tu cuerpo y es normal que sientas preocupación y que necesites respuestas.

Uno de los mejores antídotos para reducir tus niveles de ansiedad ante una operación es hablar, en un clima de total confianza, con tu cirujano o cirujana. Ser un buen profesional de la cirugía estética también implica saber construir un entorno seguro donde el paciente pueda expresar sus miedos e inseguridades.

Y no lo olvides: tu cirujano o cirujana deberá facilitarte siempre, para que lo firmes, el llamado consentimiento informado, donde aparece toda la información relevante respecto a la operación. Incluidos los posibles riesgos.

Existen técnicas de relajación muy efectivas

Respiración profunda, Mindfulness, meditación, yoga… Hoy en día existen innumerables técnicas a nuestra disposición para mantener a raya la ansiedad.

Un buen consejo en este sentido es que no esperes a que el miedo te devore para empezar a practicar este tipo de ejercicios de relajación. Saca tiempo en tu día a día para cuidarte emocionalmente: ¡con media hora o menos es suficiente! Esto no solo te servirá para ir perdiendo el miedo a la operación, sino para mejorar tu salud en todos los ámbitos.

Debes sentir que la decisión de operarte la tomas tú (y solo tú)

Poco hay que añadir ante este último consejo: no debes sentir ningún tipo de presión por parte de terceros. Del mismo modo que, si quieres dar el paso, debes poder apoyarte emocionalmente en aquellas personas importantes en tu vida.

¿Te han inspirado nuestros consejos? ¿A que ya ves la cirugía con otros ojos? Estamos aquí para lo que necesites preguntarnos. La Dra. Castro te acompañará desde el primer momento, escuchándote y explicándote todo lo que necesites saber. Un quirófano es un entorno tremendamente controlado, donde todos los riesgos están estudiados al milímetro. Juntos, venceremos tu miedo a la cirugía, ¡ya lo verás!