Tratamientos
Cirugía Corporal DOCTORA CASTRO

Cirugía corporal

Abdominoplastia – Cirugía del abdomen

Abdominoplastia
Las deformidades del abdomen pueden ser muy variadas en cuanto a sus características y severidad. Así, existen alteraciones leves, que solo afectan al panículo adiposo y que pueden ser corregidas satisfactoriamente con una pequeña liposucción bajo anestesia local. Sin embargo, otras deformidades, en mujeres que han tenido embarazos o importantes pérdidas de peso, requieren extirpación de piel y grasa, y además habitualmente, la reparación de la musculatura de la pared abdominal. La intervención para la corrección de estas deformidades más severas, es lo que denominamos abdominoplastia.

Con el paso de los años, y especialmente en las personas que han experimentado oscilaciones importantes de peso o múltiples embarazos, se produce una deformidad típica del abdomen, que provoca una protrusión y descolgamiento. Esto provoca una importante modificación de la silueta corporal, al aparecer una “barriguilla” en la parte inferior al ombligo, un ensanchamiento y pérdida de la cintura, y un abombamiento en la parte del estomago. En algunos casos, puede llegar a haber un gran exceso de piel y grasa, que unido a la flaccidez de los tejidos, producen un descolgamiento a modo de delantal, que puede llegar a cubrir la zona del pubis.

Estos trastornos del abdomen, suelen afectar también a la pared muscular del mismo, que se hace flácida y pierde su firmeza. En ocasiones, puede acompañarse de hernias o de la separación de los los músculos centrales del abdomen (diástasis de músculos rectos).

La abdominoplastia es una intervención quirúrgica para corregir estas deformidades, tratando de conseguir un abdomen firme y terso, con una cintura marcada y más estrecha.

Durante la consulta, después de examinarle, trataremos de aclarare al máximo su padecimiento, y le daremos información precisa sobre los procedimientos quirúrgicos que pueden mejorar su caso en concreto.

Realizaremos una exploración clínica, para examinar la configuración de su abdomen y las características de su piel, grasa y músculos de la pared abdominal.

Determinaremos la competencia de sus músculos abdominales, la presencia de hernias, las zonas de lipodistrofia que requerirán una liposucción asociada a la abdominoplastia clásica (flancos, pubis, espalda, zona superior del abdomen), la calidad de su piel y la presencia de estrías o cicatrices antiguas. Valoraremos además el exceso presente de piel y la distancia del ombligo al pubis, lo que determinará la colocación de las cicatrices.

Durante la consulta, después de examinarle, trataremos de aclarare al máximo su padecimiento, y le daremos información precisa sobre los procedimientos quirúrgicos que pueden mejorar su caso en concreto.

Una vez recogidos todos los datos clínicos, discutiremos en detalle sus deseos y las posibilidades que la cirugía tiene para conseguirlos.

La intervención consiste en la extirpación de la piel y grasa que sobran en el abdomen por debajo del ombligo, se realiza una plicatura de los músculos abdominales, para dar firmeza a la pared abdominal y se estira la piel hacia abajo creando un nuevo ombligo. Necesariamente, queda una cicatriz larga en la zona baja del abdomen.

La abdominoplastia se realiza bajo anestesia general o anestesia epidural.

Se realiza una incisión atravesando la parte baja del abdomen justo por encima del vello pubiano y otra a nivel del ombligo. El tejido entre las dos incisiones de extirpa. Posteriormente el cirujano levanta la piel y grasa hasta la zona de las costillas y tensa la pared muscular, suturándola en la línea media, para dar firmeza a la pared abdominal y estrechar la cintura.

A continuación se desciende la piel, se sutura a nivel de la incisión sobre el pubis y se abre un nuevo ombligo al nivel adecuado.

La cicatriz final queda horizontal, en forma  curvada con la concavidad hacia arriba, justo al nivel que puede ser tapada por la ropa interior o el bikini.

Los primeros días sentirá molestias y sensación de tensión en el abdomen, que cederán con la medicación analgésica.

Se colocan 1 o 2 drenajes, por los cuales, suele salir una pequeña cantidad de sangre y suero, en las horas siguientes a la intervención. Los mantendremos unos días para disminuir el riesgo de formación de seroma.

Durante la primera semana notará dificultad y sensación de tensión en el abdomen al incorporarse y adoptar una postura totalmente erecta, que deberá evitar durante ese periodo de tiempo.

Notará una discreta inflamación del abdomen sobre todo en la zona de la cicatriz que irá disminuyendo progresivamente en el transcurso de un mes, aunque ocasionalmente se prolonga durante más tiempo.

La cicatriz suele permanecer de color rojizo y algo inflamada durante los primeros meses. A partir de los 4 a 6 meses, va palideciendo progresivamente hasta quedar del mismo tono que la piel adyacente.

Notará sensación de acorchamiento y pérdida de sensibilidad en la zona central y baja del abdomen, que recuperará lentamente en el transcurso de algunos meses, durante los cuales puede notar una sensación extraña al tacto, que puede resultar desagradable.

Debe llevar constantemente una faja hasta que se le indique (aproximadamente 3 a 4 semanas). Posteriormente podrá sustituirla por otra prenda de sujeción más cómoda como un body de lycra o similar.

¿Cuáles son los elementos básicos de las anormalidades del contorno abdominal?

La mayoría de los pacientes que solicitan una abdominoplastia desean corregir un defecto del contorno, el cual generalmente consiste en un complejo compuesto de numerosos problemas básicos. Cuatro áreas fundamentales deben ser evaluadas en consulta: 1) el grado de redundancia y flaccidez de la piel del abdomen, 2) el grado de tejido graso en exceso y su localización, 3) la separación y laxitud de los músculos de la pared abdominal, 4) evaluar las cicatrices y estrías y su localización. Estos cuatro elementos básicos dirigirán el procedimiento quirúrgico para lograr una corrección óptima de los problemas anatómicos.

¿Cuál es el procedimiento quirúrgico básico para la abdominoplastia?

Uno de los pasos más importantes en la abdominoplastia se inicia antes de la cirugía con el marcado del abdomen del paciente en posición supina y erecta. Se determine con el marcado la laxitud de la piel y el área de resección. Se realiza una incisión transversa en la zona inferior del abdomen y desde aquí se despega el tejido graso y la piel de la pared muscular. Este despegamiento permite reparar la pared abdominal mediante suturas que la refuercen y estrechen la cintura. La parte sobrante de piel y grasa se extirpa, y el ombligo es recolocado en su nueva ubicación. Se puede asociar a la cirugía la liposucción en las áreas donde se precise, especialmente los flancos y parte superior de los muslos.

¿Cuáles son las indicaciones de la miniabdominoplastia?

La miniabdominoplastia emplea una incisión transversa en la parte inferior del abdomen acortada, y se usa principalmente en pacientes con exceso de piel o grasa limitado a la zona bajo el ombligo y escasa laxitud muscular únicamente en esta área infraumbilical.

El despegamiento en estos casos es menor que en la abdominoplastia  y el ombligo no se trata y se deja en su lugar.

¿Cuáles son las contraindicaciones relativas para la abdominoplastia?

Las contraindicaciones a la abdominoplastia se centran principalmente en trastornos que pueden predisponer a un aporte de sangre disminuido a la piel abdominal tras el despegamiento de la misma. Entre los ejemplos se incluyen cicatrices previas por encima del ombligo, una historia de tabaquismo importante, enfermedad cardiovascular y obesidad patológica. Aunque no son verdaderas contraindicaciones, siempre se deben de discutir antes de la intervención cuestiones como un futuro embarazo  y expectativas irracionales de los resultados.

¿Cuándo está indicada la plicatura o reparación muscular?

Se indica en todos los pacientes que tienen laxitud de los músculos de la pared abdominal. Pueden usarse distintas técnicas dependiendo del tipo y grado de laxitud . El fin de todas ellas es reforzar la pared abdominal, aplanando la zona y evitando así el abombamiento que se produce. Además al suturar la musculatura en la línea media se consigue marcar la cintura.

Este procedimiento corrige las secuelas tras los embarazos en los que hay un estiramiento del sistema musculoaponeurótico de esta zona.

Formulario de consultas

Datos de contacto

Cirugía Plástica Castro Veiga
C/ Claudio Coello, nº 88, 1ºD
28006 Madrid (España)
Teléfonos. +34 91 277 78 42
+34 662 643 237
+34 901 02 18 00 (fax)
info@doctoracastro.es
Web Doctora Castrowww.doctoracastro.es