Tratamientos
Cirugía Corporal DOCTORA CASTRO

Cirugía corporal

Liposucción abdominal

liposucción abdominal
La liposucción abdominal es una intervención que consiste en la aspiración de los acúmulos de grasa en la zona abdominal sin reseccion de piel ni cicatrices visibles.

Esta recomendada fundamentalmente en aquellos pacientes con buena calidad de la piel, generalmente jóvenes, con un acúmulo graso abdominal moderado y sin alteraciones de la pared abdominal.

Habitualmente no es el tratamiento de elección en mujeres que han tenido embarazos, ya que estos casos asocian una separación de la musculatura abdominal (diástasis de músculos rectos) que no podrá ser reparada mediante una liposucción.

Puede hacerse como un tratamiento aislado o asociado a una abdominoplastia para optimizar los resultados de la misma, en gente que presenta un exceso de piel y grasa abdominal, además de diástasis y laxitud de la pared muscular.

El propósito de todas las intervenciones de cirugía plástica-estética, es mejorar su apariencia tanto como sea posible, actuando sobre aquellas áreas que deslucen la misma y dejando los aspectos positivos de su fisonomía sin alterar. Trabajamos sobre la base de buscar la mejoría, no la perfección. Los procedimientos quirúrgicos estéticos, no son mágicos; están encaminados a mejorar aspectos específicos de su apariencia, pero sólo pueden hacer esto. El éxito de cualquier intervención estética, depende en gran medida de la comunicación previa médico-paciente.

Durante la consulta, después de examinar la configuración de las áreas que le preocupan y las características de su piel, grasa y músculos adyacentes a la zona, trataremos de aclararle al máximo su padecimiento, y le daremos información precisa sobre los procedimientos quirúrgicos que pueden mejorar significativamente las áreas que le preocupan. Así mismo, contestaremos cualquier duda al respecto. La decisión final será suya.

La cirugía corporal de liposucción abdominal consiste básicamente en la introducción de unas cánulas (tubos huecos), por unas de pequeñas incisiones en la piel (menores de 5 mm de longitud), que se conectan a un aparato de vacío y a través de ellas se aspira la grasa.

El tipo de anestesia necesario para realizar esta intervención, está en relación con la localización de la zona que se va a operar, la extensión de la misma, la cantidad de grasa que se prevé extraer, y con las preferencias que Ud. tenga.

Generalmente se realiza con anestesia general o epidural, y puede ser más o menos extensa, según la cantidad de grasa acumulada y el número de zonas a tratar.

Generalmente se realiza la liposucción de toda la pared abdominal además de la zona de los flancos, espalda o región sacra si es necesaria.

Durante la intervención, se realizan unas pequeñas incisiones en la zona y se infiltra con suero frío y una sustancia vasoconstrictora, para disminuir al máximo la pérdida de sangre y fluidos. Posteriormente, se inserta una cánula, unida a un aparato que crea el vacío, y se trabaja con ella bajo la piel, rompiendo la grasa y succionándola.

Al término de la intervención se coloca una faja compresiva, ya qué no se reseca piel, y la piel de la zona que hemos vaciado de grasa tendrá que retraerse y adaptarse al nuevo contorno.

Es normal que exista un drenaje de líquido sero-sanguinolento durante las primeras 24 horas tras la intervención, y no debe alarmarse por ello. Manchará la faja y probablemente la cama.

Tras la intervención podrá sentir molestias en la zona operada, pero no demasiado dolor. Estas se controlan fácilmente con analgésicos habituales.

Notará sensación de acorchamiento y pérdida de sensibilidad en la piel de la zona operada, que recuperará lentamente en el transcurso de algunos meses, durante los cuales puede notar una sensación extraña al tacto, que puede resultar desagradable.

Hay que tener en cuenta que la cicatrización es un proceso gradual y que algo de inflamación residual puede persistir durante algunos meses. Es necesario que pase algún tiempo para que la piel se readapte al nuevo contorno y recupere su flexibilidad.

Deberá llevar una faja compresiva de forma continua durante los 2 primeros días, sin quitársela para nada. Posteriormente durante un periodo de unos 20 a 30 días deberá llevarla continuamente, excepto para ducharse  a diario.

A partir del 3º o 4º día, debe retornar a su actividad normal tan rápido como sea posible. las molestias postoperatorias son más intensas durante las primeras 24 horas y desaparecen rápidamente a partir de este momento.

En general, cuanto más extensa es la cirugía, cabe esperar mayor inflamación y una recuperación más lenta. Es normal  percibir un ligero acorchamiento o pérdida de sensibilidad en la zona tratada, pero casi nunca es permanente. La sensibilidad se recuperará en el plazo de semanas o meses.

Aproximadamente el 10% de los pacientes requieren procedimientos menores de liposucción o “retoques”, que se suelen realizar bajo anestesia local. No se recomienda realizarlos antes de transcurridos al menos seis meses desde la cirugía anterior.

La liposucción abdominal realizada por un especialista es una técnica muy segura, que puede mejorar su aspecto y las proporciones y balance de su figura. Las molestias suelen ser mínimas y la satisfacción del paciente suele ser muy grande.

Formulario de consultas

Datos de contacto

Cirugía Plástica Castro Veiga
C/ Claudio Coello, nº 88, 1ºD
28006 Madrid (España)
Teléfonos. +34 91 277 78 42
+34 662 643 237
+34 901 02 18 00 (fax)
info@doctoracastro.es
Web Doctora Castrowww.doctoracastro.es