Tratamientos
Cirugía Secundaria DOCTORA CASTRO

Cirugía secundaria

Rippling

Cirugia secundaria. Rippling
La palabra rippling viene del verbo inglés ‘To ripple’, que significa ondular. Este término se utiliza para denominar la aparición de arrugas visibles en la piel, tras una cirugía de aumento mamario.

La existencia de rippling preocupa a las pacientes por el resultado antiestético que ocasiona. No obstante, su aparición no es inmediata tras la cirugía, sino que se hace visible pasados unos meses.

La probabilidad de que aparezca rippling depende de varias causas, alguna de ellas evitable:

-La colocación de prótesis de cohesividad baja. En el mercado existen un sinfín de marcas, formas, calidades, precios y, sobre todo, cohesividades. La cohesividad en lenguaje coloquial se refiere a la densidad de la silicona. Así, una prótesis es tanto más segura, duradera, homogénea y estable cuanto mayor sea su cohesividad.

Alta cohesividad significa que debido a su homogeneidad y alta densidad no es proclive a la formación de pliegues y, al no formar pliegues, su duración es mayor. La mayor cohesividad está en las prótesis anatómicas.

-Las prótesis más voluminosas presionan y atrofian más los tejidos y por lo tanto hacen más probable la aparición de rippling.

-Prótesis superficiales, debajo de la glándula y no debajo del músculo.

¿Por qué se notan más las “ondas” cuando las prótesis están detrás de la glándula? Porque las prótesis necesitan de una buena cubierta de tejidos, así que, cuanto más “enterradas”, mejor.

Lo lógico es pensar que en una paciente delgada y con atrofia de tejidos; con prótesis de cohesividad baja, por tanto, con tendencia a plegarse y colocadas detrás de la glándula, la aparición de rippling es un hecho asegurado.

-La mayoría de los fabricantes comercializan las prótesis redondas con cohesividades más bajas y las prótesis anatómicas o en forma de gota con cohesividades más altas.

De ahí que la opción es que cada forma implica de forma paralela cohesividades diferentes. La paciente que quiera prótesis con forma redonda tendrá que asumir y aceptar que a medio plazo le pueden aparecer ondas o rippling, más frecuentemente que si las prótesis son anatómicas.

-Delgadez de la paciente. La adecuada cobertura de la prótesis depende del grosor del tejido de la paciente, por lo tanto, si la paciente es muy delgada y la prótesis se coloca subglandular o subfascial, la aparición de rippling es muy frecuente.

¿Cómo se trata el rippling una vez que se establece?

-Recambio a prótesis anatómicas de alta cohesividad, que debido a la densidad del gel se pliegan menos.

-Colocación en un plano más profundo, por tanto, retropectoral.

-Realización de un injerto graso para rellenar y engrosar el tejido glandular adelgazado y así disimular el rippling.

-Colocar un implante más pequeño que presione menos los tejidos.

Formulario de consultas

Datos de contacto

Cirugía Plástica Castro Veiga
C/ Claudio Coello, nº 88, 1ºD
28006 Madrid (España)
Teléfonos. +34 91 277 78 42
+34 662 643 237
+34 901 02 18 00 (fax)
info@doctoracastro.es
Web Doctora Castrowww.doctoracastro.es