Tratamientos
Cirugía Mamaria DOCTORA CASTRO

Cirugía mamaria

Aumento mamario y mastopexia

Aumento mamario
El aumento mamario, la mamoplastia de aumento, el aumento de senos, etc, son distintas formas de referirse a  la intervención quirúrgica que aumenta el volumen mamario además de corregir las alteraciones en la forma de las mamas durante el desarrollo.

La mama es una parte de cuerpo de la mujer, que tiene un gran significado en relación con los sentimientos de feminidad, tanto en sus aspectos de maternidad, como en los relacionados con la vida sexual. Las mamas de tamaño pequeño, en proporción con el torso o las caderas, provoca un desequilibrio en la figura, que puede limitar la confianza en sí misma de la mujer.

Existen principalmente dos grandes grupos de pacientes que demandan esta intervención:

Pacientes jóvenes, nulíparas, con escaso desarrollo mamario o alteraciones en la forma de las mismas.

Las glándulas mamarias comienzan su desarrollo al llegar la pubertad, a una edad que varía de unas  mujeres a otras, y se considera que han alcanzado su tamaño definitivo cuando este se mantiene constante durante al menos 6 meses.

El  tamaño o volumen que alcanzan las mamas en su desarrollo depende de varios factores, entre ellos el hereditario, y otros que no son conocidos.

Además, existen muchas alteraciones en el desarrollo de la mama, que pueden ir desde la ausencia total de su desarrollo, hasta el crecimiento exagerado, pasando por alteraciones de la forma, como son la mama tubular, el pezón invertido, las asimetrías etc.

Estos trastornos del desarrollo de la mama, provocan algunas veces, en las mujeres jóvenes, sentimientos de rechazo de su cuerpo, al  considerarlo poco femenino o poco atractivo.

 -Pacientes algo más mayores, multíparas, que tuvieron un desarrollo moderado o pequeño de sus mamas y que después de tener uno o dos hijos, encuentran que sus mamas son pequeñas y algo caídas.

Esto es debido a que durante el embarazo y la lactancia se produce una modificación en la glándula mamaria, que conlleva un aumento del volumen y por tanto una distensión de la piel de la mama, que se estira y posteriormente, cuando finaliza la lactancia, la mama experimenta una involución postlactancia,  hasta que la glándula regresa de nuevo a su estado de reposo, quedando con menor volumen que antes del embarazo. Si a este menor volumen de la glándula, le añadimos que además la piel está distendida, nos encontramos con una  mama vacía y caída.

Esto es generalmente mal tolerado por la mujer, que vive estos cambios como un deterioro y un signo de envejecimiento, que le resta atractivo a su cuerpo y le limita su forma de vestir o comportarse.

Estos dos grupos de mujeres, son aquellos en los cuales el aumento mamario o la mamoplastia de aumento proporciona mejores índices de satisfacción, ya que esta intervención corrige de manera muy gratificante la forma y el volumen de la mama y mejora los sentimientos de la paciente.

El propósito de todas las intervenciones de cirugía plástica-estética, es mejorar la apariencia del paciente tanto como sea posible, actuando sobre aquellas áreas que deslucen la misma y dejando los aspectos positivos de su fisonomía sin alterar. Trabajamos sobre la base de buscar la mejoría, no la perfección. Los procedimientos quirúrgicos estéticos, no son mágicos; están encaminados a mejorar aspectos específicos de su apariencia, pero sólo pueden hacer esto. El éxito de cualquier intervención estética, depende en gran medida de la comunicación previa médico-paciente.

La  estabilidad emocional es uno de los factores más importantes antes de realizar una cirugía por motivaciones estéticas. El aumento mamario puede mejorar su aspecto y hacer que se sienta más atractiva y segura, pero puede que el resultado no coincida con su ideal. Es muy importante que tenga unas expectativas realistas frente a la intervención.

Todas las pacientes antes de someterse a un aumento mamario pasarán con nosotros dos consultas además de la consulta de preanestesia.

En la primera valoración:

-Haremos una historia clínica completa, revisando sus antecedentes médicos, para valorar posibles enfermedades o problemas previos (hipertensión arterial  descontrolada, diabetes mellitus, alteraciones de la coagulación, tendencia a hacer malas cicatrices, alergias, etc.).

-Realizaremos una exploración clínica, para examinar la configuración de su cuerpo, especialmente del tórax, de sus mamas, del tamaño de las areolas y las características de su piel,  y mediremos a la paciente, haciendo hincapié en sus características morfológicas individuales, y en aquellas alteraciones presentes en sus mamas y que serán corregidas posteriormente.

-Escucharemos sus deseos y su objetivo, y les ayudaremos a ser realistas en cuanto a lo que se puede conseguir después de la intervención.

-Explicaremos paso por paso el procedimiento quirúrgico y las fases de recuperación.

-Responderemos a cualquier duda que plantea.

-Expondremos las distintas opciones quirúrgicas, tipo se implantes, garantía de los mismos, plano de colocación, vía de abordaje, pros y contras.

-Solicitaremos estudio preoperatorio y de imagen de la mama.

-Programaremos su intervención de acuerdo con nuestra disponibilidad y la del Hospital, así como con sus deseos y conveniencia.

La segunda visita se realiza antes de la cirugía y en ella:

-Se determina finalmente el implante elegido haciendo una prueba de volumen.

-Se revisan las pruebas preoperatorias y las pruebas de imagen de la mama (Eco, mamografía).

-Haremos las fotos preoperatorias.

-Facilitaremos el sujetador que llevará en el postoperatorio.

-Explicaremos y se firmarán los consentimientos informados.

-Daremos la hoja de ingreso hospitalario.

-Se trataran de nuevo las dudas existentes.

-Simultáneamente se pasará una consulta de preanestesia, con su anestesista, el cual evaluará el riesgo anestésico y le explicará los detalles de la misma.

La mamoplastia de aumento se realiza habitualmente bajo anestesia general,  aunque excepcionalmente se puede realizar con anestesia local y sedación, y consiste en introducir una prótesis mamaria de silicona  detrás de la mama.

En algunos casos, en los que la mama está excesivamente caída, o presenta una malformación mamaria (mama tuberosa, asimétrica, etc) puede ser necesario asociar procedimientos quirúrgicos para elevarla (mastopexia), o tratar la glándula al tiempo que se aumenta.

 ——vía de abordaje

Las incisiones en la piel las realizamos en la semicircunferencia inferior de la areola, de forma que la cicatriz queda camuflada en la unión, de la piel areolar (que es de  color más oscuro), con la piel normal, o bien en el surco submamario, es decir, en la zona más baja de la mama, de forma que la cicatriz quede oculta al estar de pie y pueda ser fácilmente tapada con un biquini o sujetador.

Una tercera opción sería la colocación de las prótesis por vía axilar.

——plano de colocación

La prótesis puede colocarse en un espacio o bolsillo que se crea debajo del músculo pectoral mayor (colocación subpectoral), debajo de la fina estructura que recubre el músculo, llamadafascia (colocación subfascial) o bien en un plano existente detrás de la glándula mamaria (colocación subglandular).

 La colocación del implante debajo del músculo pectoral mayor, hace que la forma de la mama sea más natural, no siendo apreciable el borde de la prótesis en la parte superior de la mama y además disminuye la incidencia de contractura capsular.

La disección del bolsillo en el que colocamos el implante se hace bajo visión directa, con un bisturí eléctrico que permita controlar el sangrado.

El cierre de la incisión se hace con puntos de sutura reabsorbibles, de manera que no sea necesario retirarlos.

La cirugía dura entre 1,5h y 2horas, y el ingreso hospitalario es habitualmente de una noche.

—–tipo de implante

El implante mamario de gel de silicona está recubierto en su parte externa por una membrana de elastómero de silicona y rellenado con un gel cohesivo de grado médico.

La silicona o dimetilpolisolixano es un polímero químico constituido por átomos alternos de silicio y oxígeno. Según el tamaño de dicha cadena química, presentará características distintas que pueden variar de una consistencia totalmente sólida (eslatómero de silicona) hasta un líquido viscoso (gel de silicona).

La silicona es químicamente inerte, resistente a la descomposición por el calor, además de ser un buen aislante térmico y tener una demostrada compatibilidad con los tejidos y fluidos humanos (biocompatibilidad).

La cohesividad es la forma en que las moléculas de silicona se distribuyen y se unen entre sí. Una cualidad que dará forma y textura a la apariencia y el tacto del implante, y que además no permite que el gel migre en caso de una ruptura del implante, como por ejemplo en caso de un traumatismo.

Los implantes pueden también estar rellenos de suero salino.

Además de esta diferencia en cuanto al contenido interno del implante, existen diferentes tipos en cuanto a su superficie (lisa, texturada, recubierta de espuma de poliuretano), forma (anatómicos o redondos), perfil,  etc.

En nuestra consulta, habitualmente utilizamos para el aumento mamario los implantes cuyas características mencionamos a  continuación:

– Pared: silicona en forma sólida con o sin cubierta de poliuretano.

– Superficie: rugosa (texturizada).

– Forma: redonda o biodimensional (anatómica, en forma de lágrima o gota). La forma de esta última,  más similar a la mama real, da gran naturalidad a la mama aumentada y sirve para corregir defectos de la forma o el desarrollo mamario.

-Relleno: Gel cohesivo de silicona.

Prótesis rellenas de gel de silicona: los implantes con silicona en forma de gel, proporcionan una mama muy natural en cuanto a la consistencia y tacto.   Pueden ser redondas o con forma biodimensional (forma de lágrima o anatómicas) y rellenas de un gel de silicona cohesivo (es decir, si la prótesis se rompiera el gel no migraría a otras zonas del organismo).

Prótesis rellenas de suero salino: Su seguridad e inocuidad está probada científicamente. Su relativa desventaja, respecto a los rellenos de gel de silicona, es que proporcionan una mama aumentada que tiene una consistencia más firme y el tacto es más duro, como el de una mama puberal. Actualmente no las usamos por su peor resultado estético.

————Tamaño del implante

La elección del tamaño del implante va a depender de varios factores:

-Anchura del tórax y de la mama previa

-Distancia entre ambas mamas

-Altura (distancia entre el pezón y la clavícula)

-Asimetrías presentes (de las mamas, de la pared torácica, etc)

-Laxitud del tejido

-Volumen de la mama previa

-Complexión general

-Deseo de la paciente

Al elegir el volumen del implante, hay que tener siempre en cuenta la capacidad de la piel y del tórax para alojarlo, de tal manera que en algunas ocasiones no podremos ofrecerle el volumen que desea porque tendríamos un resultado poco natural y problemas de cicatrización por tensión en la piel.

Pero debido a la existencia de prótesis con diferentes alturas, anchuras y proyecciones (o perfiles), intentaremos siempre acercarnos en la medida de lo posible a ese deseo, explicándole los pros y los contras para que hagamos una elección acertada.

—–Principales riesgos y complicaciones del aumento mamario

   Los riesgos o complicaciones tras la mamoplastia de aumento son infrecuentes, y su relación a continuación no tiene como finalidad alarmarle, sino darle una buena información previa a su decisión de intervenirse.

El riesgo de hemorragia postoperatoria es muy bajo, aunque es normal la salida de una escasa cantidad de sangre y suero por los drenajes.

Siempre existe un riesgo anestésico, que habrá de considerar a la hora de decidir sobre su intervención. Este riesgo es extremadamente pequeño, si el estudio preoperatorio se encuentra dentro de la normalidad. El anestesiólogo estará a su lado en todo momento, controlando sus constantes vitales desde que entra en el quirófano, hasta que regresa a su habitación en la planta de hospitalización. Se someterá a un estudio preoperatorio con objeto de detectar posibles alteraciones que puedan desaconsejar la intervención.

Algunas personas cicatrizan de forma exuberante (cicatriz hipertrófica, queloide), haciendo cicatrices gruesas y enrojecidas, que tardan muchos meses en aplanarse y palidecer, quedando posteriormente de mayor anchura que una cicatriz normal.  Aunque  es extremadamente infrecuente le recomendaremos medidas preventivas para mejorar la cicatrización.

Como en cualquier procedimiento quirúrgico, puede aparecer una infección tras una mamoplastia de aumento, a pesar de la administración de antibióticos y de una técnica meticulosamente estéril durante la intervención.

Afortunadamente esta complicación aparece en menos del 1 % de los casos. Si el bolsillo que contiene la prótesis se infecta, hay que retirar la prótesis. Se debe dejar fuera durante aproximadamente 3 meses, para que toda la infección desaparezca y entonces se reimplanta. Se puede dejar la prótesis del otro lado, durante este tiempo si ésta no tiene infección.

Realizaremos la intervención bajo anestesia general, y al despertar permanecerás un tiempo en reanimación antes de subir a la planta.

Colocaremos directamente el sujetador en quirófano y dos drenajes aspirativos que mantendremos hasta el alta, de manera que cualquier líquido que se produzca en la cavidad en la que esté alojado el implante sea evacuado (sangre y suero generalmente).

El ingreso hospitalario es de una noche.

Antes de salir del hospital se hará una revisión comprobando que todo está en orden y se retirarán los drenajes.

Durante la intervención se administrará un antibiótico para evitar el riesgo de infecciones. En los días siguientes se le prescribirá el antibiótico para que lo tome por vía oral.

A las 48 horas de la cirugía se realizará una cura en la consulta.

Tendrás en todo momento un número de teléfono de contacto al que llamar si surge cualquier incidencia en los días posteriores a tu cirugía.

—-Síntomas normales tras la intervención.

Los primeros días sentirá molestias y sensación de tensión en las mamas, que cederán con la medicación analgésica. Sentirá molestia al mover los hombros, ya que este movimiento repercute sobre los músculos pectorales.

Ocasionalmente pueden presentarse vómitos o sensación nauseosa en las primeras horas después de la anestesia general, que se controlan fácilmente con dieta o medicación adecuada.

Puede aparecer un hematoma en la región de la axila o bajo la mama. Suele aparecer 1 a 4 días después de la intervención y desaparece en 10 a 15 días.

Te recomendaremos una crema que facilitará su absorción.

Cuando se retire el sujetador, notará sus mamas  grandes y de consistencia dura, poco natural. Esto es consecuencia de la inflamación postoperatoria normal y cederá progresivamente en los días siguientes, hasta alcanzar un aspecto natural.

La cicatriz suele permanecer de color rojizo y algo inflamada durante los primeros meses. A partir de los 4 a 6 meses va palideciendo progresivamente hasta quedar del mismo tono que la piel adyacente.

Durante la intervención, se seccionan y elongan las fibras nerviosas de la mama, lo que provoca cambios de la sensibilidad en la areola y el pezón. Habitualmente la sensibilidad se recupera en el transcurso de varias semanas, durante las cuales puede notarse una sensación extraña al tacto que puede resultar desagradable.

Cualquier cambio en su apariencia afecta a la percepción de su propia imagen, y requiere un periodo de días a semanas para adaptarse a esa nueva imagen corporal. Es normal tener dudas e incluso estar bajo de ánimo y triste, durante este periodo de una a tres semanas tras la cirugía. Estos sentimientos son rápidamente reemplazados por sentimientos más positivos a medida que el proceso progresa y comprueba las mejorías en su apariencia corporal.

Notifíquenos previamente a la intervención, cualquier medicación que tome o si tiene alguna alergia medicamentosa.

Es conveniente que suspenda el tabaco, al menos una semana antes y después de la intervención. El tabaco inhibe el riego sanguíneo de la piel, pues produce vasoconstricción de los pequeños vasos sanguíneos, y puede interferir con la cicatrización de las zonas intervenidas.

No tome aspirina o medicamentos que contengan Ácido acetil-salicílico durante las dos semanas anteriores y posteriores a la cirugía, ya que interfiere con la coagulación sanguínea. En su lugar puede tomar Paracetamol. En caso de duda lea detenidamente el prospecto del medicamento para ver la composición o bien consúltenos.

Notifíquenos si tiene algún síntoma de catarro, gripe o fiebre durante la semana previa a la intervención.

No coma o beba desde 8 horas antes de la intervención (no puede tomar ni agua).

Vista con comodidad y no lleve prendas ajustadas que tengan que ser metidas por la cabeza. Le conviene llevar al hospital ropa que se abroche por delante.

Al ingresar se le facilitará jabón antiséptico para que se duche inmediatamente antes de la intervención.

Disponga para que alguien le acompañe a la clínica y le pueda llevar a casa.

—–Que debe hacer tras la intervención

Debe permanecer en cama las primeras 12 a 24 horas después de la intervención, con el cabecero elevado unos 30° y los brazos en reposo a lo largo de cuerpo. Deberá permanecer ingresada en la clínica durante una noche.

Solicite ayuda al personal de enfermería para realizar sus necesidades fisiológicas o para consultar cualquier duda que se le plantee.

Deberá tomar los medicamentos analgésicos y antibióticos según se le prescriban.

Debe realizar una vida tranquila y reposada durante los días siguientes a la intervención. Cuando llegue a casa, póngase cómoda y relajada, en una posición similar a la descrita. Esto le ayudará a disminuir la inflamación y la sensación de tensión en las mamas.

Mantenga la zona operada limpia y seca.

Deberá utilizar el sujetador de forma continua (día y noche), así como la banda mamaria en el caso de que se le indique.

A partir de las 24-48 horas debe retornar a su actividad normal tan rápido como seaposible.  Las molestias postoperatorias son más intensas durante las primeras 24 horas y desaparecen rápidamente a partir de este momento. Reasumir las actividades normales (como  por ejemplo, levantar los brazos para peinarse), acelera el proceso de recuperación y reduce el dolor más rápidamente. La inmovilidad tiende a causar molestias continuadas e incrementa el espasmo muscular.

 ——-que no debe hacer

No tome aspirina ni derivados en las dos semanas previas y posteriores a la intervención.

No fume, ni deje que fumen en la habitación.

No debe mojarse la herida hasta que se le indique. Probablemente se podrá duchar a partir de las 48h.

Evite situaciones que puedan excitarle o alterarle, así como ambientes calientes. Los ambientes frescos evitan la inflamación. Procure evitar lugares muy concurridos donde pueda recibir un golpe o empujón involuntario (autobús, metro, discotecas, etc.)

No se aplique ningún masaje en la zona operada hasta que se le indique que puede hacerlo.

No realice esfuerzos, ni levante peso (incluidos niños o animales domésticos) durante los 15 primeros días. Vaya incorporándose progresivamente a una vida normal.

Evite el alcohol.

No conduzca el coche hasta 5-6 días después de la intervención y evite colocarse el cinturón de seguridad del coche por encima de la mama.

No tome baños de sol directamente sobre la cicatriz en el primer año, ya que aumentaría la inflamación residual y la pigmentación. Tampoco saunas, baños turcos o baños en mar o piscinas durante varias semanas.

   Puede comenzar a realizar ejercicio físico a partir de la 3ª semana, utilizando siempre un sujetador firme. Los movimientos violentos debe evitarlos durante las primeras 6 semanas.

No debe utilizar sujetadores de aro rígido.

——¿Cuánto dura un implante?

 Los implantes mamarios no son dispositivos médicos que duran de por vida.

Las prótesis de aceite de silicona (colocadas habitualmente antes de que surgiera el gel cohesivo de silicona) debían cambiarse antes de los 10 años (tiempo en que el riesgo de rotura era muy alto), porque si se rompían, el aceite de silicona derramaba su contenido dentro de la cápsula (cavidad que rodea el implante) o fuera de ella, lo cual dificultaba su retirada.

Las actuales prótesis de gel cohesivo pueden durar toda una vida, pero también pueden durar “solo” 15 o 20 años o incluso pueden durar un solo año (aunque improbable). La rotura es más probable a partir de los 10 años de la implantación.

Existen múltiples motivos por lo que un implante se puede romper, entre los que se incluye como fundamental el desgaste. Con el paso de los años tras la implantación, esa posibilidad puede ser mayor.

Si apareciera un dolor excesivo, pequeñas deformaciones locales, sensación de quemadura o ardor, deberá consultar a su cirujano. En determinadas circunstancias la ruptura podrá ocurrir sin cualquier síntoma asociado (ruptura silenciosa).

Por esta razón, se recomienda la revisión clínica anual de las pacientes con implantes mamarios.

 ——-¿Qué son los implantes de poliuretano? ¿Qué ventajas presentan?

 Una de las principales preocupaciones del cirujano al planear una mamoplastia, sea estética o reconstructiva, es minimizar la posibilidad de ocurrencia de contractura capsular y rotación o desplazamiento del implante.

En este sentido, los implantes mamarios recubiertos con espuma de poliuretano oferecen ventajas significativas cuando se los compara con otros tipos de implantes, presentando índices muy bajos de contractura capsular, llegando en algunos casos, a ser de apenas de 1% tras diez años desde su implantación.

Principales Ventajas de los Implantes Mamarios de Poliuretano:

  • Tasa de contractura capsular más reducida;
  • No se mueve, ni se desplaza de la posición de implantación;
  • Membrana con barrera – transudación baja;
  • La menor incidencia de seroma;

——-¿Qué es la contractura capsular?
Después de la cirugía se inicia un proceso de cicatrización y adaptación a la presencia del implante mamario. Una de las etapas de este proceso es la formación de una cicatriz interna por el tejido mamario en torno al implante. En muchos casos, este tejido forma una cápsula que ayuda a mantener la posición del implante. Sin embargo, en ocasiones, la cicatrización del tejido puede comprimir el implante provocando una contractura capsular. Ésta hace que el implante sea duro al tacto y cause dolor. Hay una escala para describir la gravedad de la contractura que se denomina escala o clasificación de Baker. Los grados de contractura son los siguientes:
-Grado I – La contractura es observable pero no se percibe cualquier alteración al nivel de la mama;

-Grado II – Induración de la mama aparentando normalidad;

-Grado III – Induración y apariencia anormal;

-Grado IV – Induración, dolor y apariencia anormal.

La contractura capsular puede ser más frecuente en casos de hematoma y/o seroma. La probabilidad de que ocurra una contractura capsular aumenta con el tiempo de implantación. Si siente un dolor severo y/o induración del pecho (normalmente contracturas grado III o IV) podrá ser necesaria una cirugía para corregir el problema. El tratamiento consistirá en remover el tejido en torno al implante (capsulectomía), y sustituir la prótesis.

—–¿Hay relación entre la mamoplastia de aumento y el cáncer de mama?

 Los implantes mamarios no producen cáncer de mama.

Existe suficiente evidencia clínica, que confirma, que cuando un tumor aparece en una mama con prótesis, la enfermedad no avanza más, ni tiene peor pronóstico, que cuando aparece en una mama normal.

No obstante, la presencia de una prótesis, requiere que Ud. se familiarice con la nueva forma de la mama, de manera que realice los autoexamenes, con regularidad y sea capaz de detectar cualquier modificación en la mama. Si le realizan mamografías, debe explicarlo al radiólogo. Si lo necesita, le referiremos a un profesional con gran experiencia en el examen de mamas aumentadas.

También puede consultarnos acerca de nuestro programa anual de seguimiento post cirugía mamaria.

—–¿Tendré problemas si me quedo embarazada llevando implantes?

Una mujer que tenga implantadas una prótesis de mama, puede quedarse embarazada y llevar a término su gestación y parto, sin problemas. También puede, incluso, dar de mamar al bebe, ya que la lactancia no se ve afectada por las prótesis, que se encuentran por detrás de la glándula mamaria.

Sin embargo debe Ud. saber que la distensión que se produce en la piel de la mama durante el embarazo y sobre todo en la lactancia, por el aumento en el volumen de la mama, puede provocar cambios en la forma de la mama una vez que vuelva a su estado de reposo.  Puede quedar una mama más fláccida y caída, y requerir en algunos casos, una nueva intervención para recambiar la prótesis por una mayor o bien para elevar la mama.

——-¿Qué es el rippling?

El “rippling” consiste en la aparición de pliegues u ondulaciones en la superficie de la piel de la mama que son muy evidentes al tacto y en ocasiones a nivel visual. Suelen ser más visibles en la zona  lateral de la mama, sobre todo cuando la paciente presenta un pecho con poco espesor graso por debajo de la piel o poco tejido mamario que pueda cubrir los implantes. En pacientes que lleven las prótesis alojadas en el plano subglandular o subfascial y sean delgadas también puede ser visible en el escote.

Las ondulaciones son más evidentes cuando la mujer se inclina hacia adelante. Estas ondulaciones se producen en el propio implante y se transmiten a la piel del pecho. Pueden producirse tanto en implantes lisos como en los rugosos..

Es cierto que existe más riesgo de “rippling” en:

– mujeres muy delgadas, ya que tienen menor cobertura de tejido y que se agrava si llevan implantes demasiado grandes

– también es más frecuente en implantes de suero salino (porque el propio relleno facilita la formación de ondulaciones)

– cuando se coloca el implante por vía subglandular o subfascial.

-implantes grandes

-implantes de baja cohesividad

El efecto “rippling” se puede producir a los pocos meses de la cirugía de aumento de pecho, a los pocos años, o muchos años después de la intervención. Este problema tiene dos posibles soluciones: aumentar el índice graso (mediante injertos de grasa autóloga para mejorar la cobertura de la prótesis) o bien cambiar las prótesis por otras de mayor cohesividad y a un plano de colocación más profundo (submuscular).

 ——¿Los implantes de mama pueden rotar?

 Los implantes mamarios pueden rotar. Este hecho, generalmente imperceptible en el caso de los implantes redondos, puede suponer una alteración en la forma de la mama en el caso de los anatómicos.

La rotación depende de varios factores, pero en gran medida del tamaño del bolsillo en el que se aloja el implante ( que debe ser lo más ajustado posible, dificultando así su desplazamiento), así como de la laxitud previa de los tejidos, de la proyección y proporción altura-anchura del implante.

Es una complicación infrecuente, pero que en ocasiones debe de ser solucionada en una nueva intervención.

La incidencia de rotación es casi inexistente en los implantes recubiertos de poliuretano debido a la gran adherencia que presentan al tejido una vez implantados.

——¿Qué significa que los implantes tengan garantía?

Los fabricantes de implantes mamarios ofrecen garantía, algunos de por vida. Pero garantía de por vida no significa que los implantes no se rompan, tan solo quiere decir que el fabricante se compromete a reemplazar los implantes rotos por otros iguales o de similares características. Algunas personas confunden el significado de las palabras “garantía de por vida” y entienden que sus implantes son irrompibles e inalterables, pero esto no es cierto.

Toda mujer que quiera aumentar el tamaño de sus pechos con implantes mamarios, debe tener muy claro que puede ser posible en un futuro tener que someterse a otra intervención para reemplazarlos. Este recambio se realizará después de diagnosticar la rotura mediante pruebas de imagen convencionales de la mama (presentando la máxima efectividad la resonancia magnética en este diagnóstico).

—–¿Qué incisiones se usan en la mamoplastia de aumento?

 Por lo regular se usan tres tipos de incisiones en la mamoplastia de aumento. La incisión periareolar es semicircular en el borde del complejo areola-pezón. La incisión inframamaria está situada en el pliegue submamario. La incisión axilar se sitúa en el hueco axilar. Cada uno de estos procedimientos tiene beneficios e inconvenientes. Con la incisión periareolar la cicatrización suele ser mínima pero puede haber aumento de alteraciones de la sensibilidad del pezón. La inframamaria proporciona una exposición excelente, respetando la glándula mamaria, pero puede dar lugar a una cicatriz más apreciable. La incisión axila deja una buena cicatriz, aunque expuesta, pero dificulta el acceso al campo operatorio, limitando el tipo de implantes y el volumen que se puede colocar y dificultando la correcta creación del bolsillo.

——¿Deben usarse antibióticos profilácticos?

 La incidencia de infección en la mamoplastia de aumento es de 2,2%. Como el implante es un cuerpo extraño, la infección puede ser un acontecimiento catastrófico que requiere su extracción. El microorganismo aislado con más frecuencia es el Staphylococcus epidermidis. Por tanto, además de una preparación adecuada de la piel deben administrarse antibióticos adecuados (cefalosporinas) intravenosos en la intervención y por vía oral como tratamiento postoperatorio durante 5-7 días.

—-¿Cuáles son los riesgos operatorios?

Todos los procedimientos quirúrgicos tienen riesgos inherentes que incluyen hemorragia e infección. El hematoma ocurre en la mamoplastia de aumento en un 0,5-3% de los casos. Si son grandes requieren drenaje. La incidencia de infección es aproximadamente de un 2,2% en algunas series. También puede ocurrir un mal posicionamiento del implante, asimetrías, colocación inadecuada del surco submamario o problemas de cicatrización.

—-¿Hay un cambio en la sensibilidad del pezón después de la mamoplastia de aumento?

La sensibilidad del complejo areola-pezón es debida en su mayor parte al cuarto nervio intercostal lateral (rama nerviosa que se encuentra entre la 4ª y 5ª costilla). El nervio penetra en la mama a aproximadamente 2 cm del borde lateral de la glándula. La incidencia de lesión del nervio en la colocación en plano subglandular (detrás de la glándula) es en algunas series de hasta un 15%: en la colocación del implante en el plano submuscular es mucho menos frecuente.

—-¿Cómo se clasifica la contractura capsular?

Desde 1975 clasificamos la contractura capsular en 4 grados descritos por Baker:

Grado I: Mama blanda.

Grado II: Contractura mínima, implante palpable pero no visible.

Grado III: Contractura moderada; implante palpable y distinguible.

Grado IV: Contractura intensa; mama sintomática dura, a veces con distorsión de la forma.

La incidencia de contractura es muy variable, dependiendo del tipo de implantes, y el plano de colocación. Si la contractura es sintomática, el tratamiento es la reintervención para extirpar la cápsula y cambiar el implante.

¿Cuál es el incremento promedio de tamaño después de la mamoplastia de aumento?

 El aumento en el tamaño de la mama depende de muchos factores, incluso el estado de la piel de la mama. Los pacientes de mamas pequeñas tienen menos piel disponible y las que presentan atrofia involutiva tienen más, lo cual permite el uso de un implante mayor. El aumento se puede realizar en etapas con un implante más pequeño que actúa como expansor de tejido y la colocación posterior de un implante más grande. Otros factores comprenden el hábito corporal, forma y tamaño de las mamas y tamaño del implante.

—-¿Se ha incrementado la incidencia de cáncer en las pacientes que se han sometido a una mamoplastia de aumento?

 En la población general, el riesgo de cáncer mamario es aproximadamente de uno de cada nueve mujeres. Se estima que cerca de dos millones han sido sometidas a aumento con implantes de gel de silicona. De esta subpoblación se anticipa que 200.000 desarrollaran cáncer mamario. Sin embargo, numerosos estudios  han demostrado que las pacientes con implantes de mama  no han sufrido un aumento en la incidencia de cáncer de mama con respecto a las no operadas.

—-¿Hay riesgo de rotura del implante de mama?

Todos los dispositivos manufacturados tienen una expectativa finita de vida. Se debe advertir a los pacientes que el riesgo de rotura del implante depende de las propiedades físicas del dispositivo y del tiempo transcurrido desde la colocación. El riesgo es acumulativo y se especula que es aproximadamente de 2% por año. La prueba de imagen más adecuada para valorar el estado de los implantes es la resonancia magnética. Ante una prótesis rota la actitud a tomar tiene que ser la intervención para cambiarla.

Formulario de consultas

Datos de contacto

Cirugía Plástica Castro Veiga
C/ Claudio Coello, nº 88, 1ºD
28006 Madrid (España)
Teléfonos. +34 91 277 78 42
+34 662 643 237
+34 901 02 18 00 (fax)
info@doctoracastro.es
Web Doctora Castrowww.doctoracastro.es