Tratamientos
Medicina Estética Facial DOCTORA CASTRO

Medicina estética facial

Relleno con ácido hialurónico

Medicina estética facial. Relleno con ácido hialurónico
A medida que envejecemos, la piel sufre pequeños pero inevitables cambios que sumados provocan la pérdida de densidad, flexibilidad, resplandor y tono.

En la dermis, el envejecimiento se debe principalmente a la reducción  de la síntesis de colágeno, la degradación de las fibras de elastina y colágeno y a la pérdida de la hidratación, debida a la alteración de la acción del ácido hialurónico y a la menor producción de las glándulas sebáceas.

El ácido hialurónico es un polisacárido elastoviscoso natural producido por las células en su membrana celular y parte fundamental del tejido conectivo. Su porcentaje elevado, presente en la piel joven, se relaciona con un alto grado de hidratación. Además alimenta a los fibroblastos y como consecuencia aumenta la síntesis de colágeno y elastina. De esta manera mantiene la textura cutánea y evita así la formación de arrugas.

Mediante las sustancias de relleno formuladas a partir del ácido hialurónico damos un  nuevo soporte a la piel atenuando los surcos y las arrugas existentes y previniendo su avance.

También aportamos volumen en las zonas hundidas o decolgadas del rostro, donde el implante se integra dentro de los tejidos de una forma natural.

Son rellenos altamente biocompatibles, naturales y reabsorbibles.

El tratamiento de relleno con ácido hialurónico está indicado para:

-pieles finas y deshidratadas con el fin de  prevenir el envejecimiento cutáneo de la cara y mejorar la hidratación

-tratamiento de líneas de expresión y arrugas superficiales como patas de gallo y arrugas peribucales

-relleno de arrugas faciales cuando éstas no son demasiado profundas, como las del entrecejo, peribucales o surcos nasogenianos poco o medianamente marcados

-relleno de arrugas más profundas del rostro, como surcos nasogenianos o líneas de marioneta

-restaurar volúmenes del rostro (pómulos, mentón, mejillas, arco mandibular, zona temporal)

-perfilado labial, aumento del volumen de labios, refuerzo de las comisuras e hidratación labial

-corrección de cicatrices faciales hundidas, secuelas de acné, atrofias o asimetrías faciales

-rinomodelación y corrección de secuelas post cirugía nasal

-relleno del surco lagrimal y de las ojeras

Se inyecta en la piel en 1 o2 sesiones, lográndose una corrección inmediata de las deficiencias del contorno cutáneo y pudiéndose incorporar la paciente a su vida normal tras la sesión.

 

La infiltración del relleno dura entre 15 y 30 min, no requiere pruebas de alergia y es apropiado para todas las pieles.

 

Al ser el ácido hialurónico una sustancia totalmente absorbible, el relleno tiene una duración media en torno a 8 meses, variable según la localización, el tipo de defecto a corregir y el tipo de piel. Se puede repetir el tratamiento tantas veces como se desee.

¿Qué factores contribuyen al aspecto envejecido de la cara?

-Atrofia y pérdida del tono cutáneo por daño solar.

-Herencia genética.

-Cambios morfológicos de los huesos faciales.

-Problemas relacionados con la salud.

-Estrés emocional.

-Aumentos o pérdidas grandes de peso.

-Abuso crónico de alcohol.

-Tabaquismo crónico.

-Traumatismos previos.

-Contracciones musculares faciales crónicas.

-Factores ambientales como exposición excesiva al sol o a la contaminación.

¿Cuáles son los signos de envejecimiento en la cara y el cuello a lo largo del tiempo, y cuál sería el tratamiento adecuado de los mismos?

Década de los 30: la piel del párpado superior se vuelve excesiva y se forman patas de gallo en la zona periocular. Una blefaroplastia de los párpados superiores y la inyección de botox resolverían estos problemas. La mesoterapia combinada de  ácido hialurónico/vitaminas/aminoácidos/silicio,  frenaría los signos futuros de envejecimiento.

Década de los 40: los pliegues nasolabiales se vuelven más profundos, se desarrollan arrugas transversales en la frente y líneas de fruncimiento de ceño glabelares verticales.

El tratamiento adecuado sería la combinación de rellenos de ácido hialurónico y botox para tratar las arrugas; hilos tensores o hidroxiapatita de calcio para mejorar la tensión  y peeling o rejuvenecimiento con láser para mejorar el aspecto general de la piel.

Si hay una caída de la ceja se puede realizar un lifting frontal y si existen bolsas en los párpados inferiores  una blefaroplastia.

Década de los 50: Se forman arrugas en el cuello, la línea mandibular se vuelve menos distintiva. Hay papada y desciende la punta de la nariz. El tratamiento más indicado es un lifting facial y/o cervical y una rinoplastia de la punta nasal. La radiofrecuencia y el tratamiento con láser más ablativo también mejorarían los resultados.

Los hilos tensores, la hidroxiapatita o el ácido hialurónico y la toxina botulínica siguen siendo tratamientos complementarios adecuados para mejorar el resultado de la cirugía o retrasar la necesidad de la misma.

Década de los 60, 70 y 80: los tejidos cutáneos y subcutáneo se atrofian, con lo cual contribuyen a la formación de arrugas y bolsas de la piel cada vez mayores. La mejor opción de tratamiento es la quirúrgica.

Formulario de consultas

Datos de contacto

Cirugía Plástica Castro Veiga
C/ Claudio Coello, nº 88, 1ºD
28006 Madrid (España)
Teléfonos. +34 91 277 78 42
+34 662 643 237
+34 901 02 18 00 (fax)
info@doctoracastro.es
Web Doctora Castrowww.doctoracastro.es