Tratamientos
Cirugía Secundaria DOCTORA CASTRO

Cirugía secundaria

Contractura capsular

contractura capsular
Se refiere al  proceso natural de formación de cápsula alrededor de un implante y que anormalmente se contrae sobre él y lo oprime.

Otros términos que se han usado son “cápsula patológica”   y el más popular “encapsulamiento” que se ha impuesto entra las pacientes y la cultura popular, llegando incluso a condicionar el lenguaje médico.

Sin embargo, es importante aclarar que todos los implantes poseen una cápsula creada por el organismo alrededor de cualquier cuerpo extraño (implante).  Por esta razón, el término más adecuado médicamente es el de “cápsula patológica”, o sea, una cápsula que no es normal, o el más aceptado de “contractura capsular” o cápsula que se contrae sobre el implante, pues define perfectamente el problema.

Alrededor de los implantes mamarios se forma la mencionada cicatriz defensiva del cuerpo, la cual se adapta perfectamente a la forma del objeto extraño, no siendo apreciable ni sintomática.

Dado que los implantes mamarios son de forma ovalada o similar, la cicatriz adquiere un aspecto de “cápsula”, de lo cual se origina el término “cápsula periprotésica”.

Como conclusión hay que decir que la formación de cápsula es lo que acontece en todas las mamoplastias de aumento.

Todos los implantes se encapsulan, la diferencia radica en la calidad de la cápsula.

Por lo tanto hablamos de encapsulamiento o contractura capsular en aquellas situaciones que tras la inserción de un implante, lo que se forma es una cápsula patológica y no una cápsula normal.

La contractura capsular se puede dar precozmente en los primeros meses tras la inserción del implante, pero también de forma tardía como consecuencia del envejecimiento de los implantes y a veces de su rotura.

La prevención de la formación de esta cápsula patológica debe de hacerse desde el inicio, porque una vez establecida solo queda el tratamiento quirúrgico.

La forma más habitual de presentación de esta contractura es un sutil y progresivo proceso, en el que la cápsula que rodea al implante empieza a engrosarse y contraerse sobre la prótesis.

Esta compresión sobre el implante ocasiona una sensación de firmeza que puede evolucionar a franca dureza.

Debido a la contracción de la cápsula periprotésica los tejidos que rodean a esta cicatriz  se retraen desapareciendo la caída natural de la mama y evolucionando esta a una mama redonda y endurecida.

Las sensaciones subjetivas de la paciente consisten en una progresiva incomodidad, sensación de ser portadora de un objeto en la mama, opresión, percepción de la dureza del implante al tacto y en los movimientos, tirantez y dificultad en los movimientos de tronco y brazo, y en casos extremos dolor intermitente o constante, fobia a portar implantes y/o alteraciones en su vida de relación sexual.

Una vez establecida la contractura se puede manejar de la siguiente manera en función del grado de afectación:

-Grados I y II, no quirúrgicas.  La firmeza de la mama es algo mayor de lo normal pero estas tienen un aspecto natural y son asintomáticas.

Existe la opción de realizar un tratamiento con Inhibidores de los leucotrienos (son fármacos para el tratamiento del asma extrínseco, que recientemente se han propuesto como teóricamente eficaces en el tratamiento de grados leves de encapsulamiento).. Los más mencionados son el Singulair y el Accolate , pero aunque son eficaces en prevenir el avance de la contractura tienen también riesgos de toxicidad hepática, por lo que habría que estudiar cada caso de forma individual.

Los masajes para prevenir o mejorar una contractura son eficaces en el caso de utilizar prótesis lisas.

Las prótesis rugosas están diseñadas para disminuir la contractura por la formación de una cápsula irregular adherida a la cubierta texturizada. El masaje postoperatorio que alteraría esta situación puede conducir a un mayor índice de rotación del implante, y no mejoraría la contractura.

-Grados III y IV: Mamas firmes, contractura palpable y también visible, ya que altera la forma del pecho haciéndolo más redondo.

En el grado IV además, es francamente doloroso.

El tratamiento consiste en:

-Explantación de las prótesis y sus cápsulas (capsulectomía total) y colocación de una nueva prótesis.

-Evitar el sangrado y la contaminación

-Colocar implantes texturizados o de poliuretano en plano submuscular.

¿Por qué se produce la contractura capsular?

La contractura capsular es un problema multifactorial, dentro de ese grupo de anomalías que en medicina consideramos que tienen un origen causal directo diverso, requieren de la conjunción de dos o más factores, o bien de la existencia de un factor predisponente y la aparición de un factor precipitante o desencadenante.

Factores que dependen de la técnica quirúrgica:

Dependen de una depurada técnica operatoria y de la toma de decisiones del Cirujano.

Son por definición evitables.

-Plano de colocación: se produce menor contractura con la colocación submuscular.

-Cubierta de los implantes: los implantes rugosos o texturizados tiene menor índice de contracturas que los lisos colocados subglandularmente.

Los implantes con menor índice general de posibilidad de contractura capsular son los de cubierta de poliuretano.

-Hemostasia: el control exhaustivo del sangrado disminuirá la existencia de contractura capsular.

-Manejo del implante: es importante una técnica exquisitamente aséptica  a la hora de tocar y colocar el implante.

-Vía de abordaje: el aumento del índice de contracturas se ve en la colocación por la vía areolar frente a la submamaria.

-Contaminación del implante: la contaminación del implante por gérmenes de la piel aunque asintomática puede aumentar la contractura. Para evitarlo entre otras medidas se irriga ek implante con antibióticos antes de su colocación.

-Capsulectomía de cápsulas antiguas ya contracturadas, para disminuir la probabilidad de que se repita esta situación.

-Drenajes aspirativos: son unos tubos que conectan la cavidad donde se aloja el implante con una botella de vacío que succiona el contenido líquido interior. Durante las primeras horas postquirúrgicas de las técnicas de implantación submuscular, en algunos casos varios días, se producen unos detritus hemáticos (coágulos y sangre) y musculares (mioglobina y esfacelos) que de no ser evacuados inducen fibrosis y por lo tanto encapsulamiento.

-Reposo postoperatorio: La cápsula periprotésica se considera formada entre la 3ª y la 4ª semana postoperatoria. Si en ese plazo algún factor altera su formación se aumenta el riesgo de encapsulamiento. La falta de reposo estricto puede producir inflamación, sangrado y/o un despegamiento del implante respecto a la cápsula con la consecuencia de un seroma, en los tres casos la reabsorción del problema origina fibrosis y por lo tanto encapsulamiento.

Complicaciones que aumentan la incidencia de contractura capsular:

-Hemorragia y hematoma

-Infección o contaminación del implante

-Seroma

-Galactorrea y galactoma

 

Factores idiosincráticos (individuales):Son particularidades anatómicas y médicas propias de cada paciente, por lo tanto no evitables y un riesgo que debe asumir el paciente tras el pertinente proceso de conocimiento de riesgos.

-Mamas tuberosas o tubulares: este tipo de mamas, además de ser característicamente de piel inelástica, presenta un déficit relativo de piel en el polo inferior mamario, que se encuentra pinzado, por lo que las posibilidades de que el implante ascienda superolateralmente o se encapsule son muy elevadas.

-Predisposición genética: a pesar de que es un factor que al día de hoy no se puede diagnosticar con los conocimientos de genómica, existe consenso general sobre los claros indicios acerca de la predisposición de algunos pacientes a sufrir contractura capsular, si bien cada vez tiene menos valor absoluto.

-Recambio de implantes ya contracturados: es frecuente que la contractura se repita si ya se dio en la primera intervención aun cuando cambiemos el impotante y resequemos completamente las cápsulas antiguas.

Formulario de consultas

Datos de contacto

Cirugía Plástica Castro Veiga
C/ Claudio Coello, nº 88, 1ºD
28006 Madrid (España)
Teléfonos. +34 91 277 78 42
+34 662 643 237
+34 901 02 18 00 (fax)
info@doctoracastro.es
Web Doctora Castrowww.doctoracastro.es