Tratamientos
Cirugía Mamaria DOCTORA CASTRO

Cirugía mamaria

Mamas tuberosas

mamas tuberosas Cirugía mamaria Madrid
Las mamas tuberosas se presentan por una alteración del desarrollo de la glándula mamaria y suelen tener alguna de las siguientes características:

  • Asimetría de volumen o de grado de malformación
  • Constricción del surco submamario que puede estar elevado, de tal manera que la marca que deja el sujetador queda muy por debajo de la mama.
  • Deficiente desarrollo del polo inferior de la mama, por constricción de la piel y la glándula mamaria.
  • Forma tubular de la mama.
  • Protrusión en forma de cono de la areola.
  • Megareola (areola de tamaño excesivo).
  • Herniación de la glándula mamaria a través de la areola.
  • Ptosis (caída de la mama).

El tratamiento de las mamas tuberosas conlleva una corrección tanto de su asimetría como de su forma, para acercarlas lo más posible a los estándares de mama estética. Además se realizará un aumento de las mismas, sobre todo en su polo inferior.

El tratamiento de las mamas tuberosas es muy variable, pero deben de perseguirse estos objetivos:

  • reconstrucción y descenso del surco submamario.
  • relleno adecuado del polo inferior de la mama utilizando si es necesario prótesis de gel de silicona anatómicas, principalmente anatómicas y de alta proyección. En el caso de mamas más grandes o pacientes que no deseen aumentar el volumen se puede hacer un tratamiento de la glándula existente para que rellene este polo inferior y un lipoinjerto.
  • mejorar la forma de tubo de la mama mediante incisiones radiales en la glándula mamaria para expandirla.
  • disminuir el tamaño de las areolas, mediante una técnica de round-block, que deja una cicatriz fruncida alrededor del borde de la areola
  • recolocación de la glándula herniada a través de la areola.

La intervención se realiza con anestesia general y el ingreso hospitalario es de una noche. El abordaje se realiza generalmente por la areola, permitiendo así el tratamiento de la glándula y la reducción del diámetro de esta.

La evolución postoperatoria es similar a la de aumento de mamas normal, salvo que la expansión de la piel en el polo inferior es más lenta, por lo que tardará más tiempo en apreciarse el resultado.

Una vez finalizada la intervención y después de pasar un tiempo en reanimación, la paciente volverá a la planta donde permanecerá hasta ser revisada para el alta a la mañana siguiente.

Durante el postoperatorio inmediato, deberá acudir a consulta para la realización de curas con relativa frecuencia, y llevar un sujetador especial que nosotros le proporcionaremos durante un mes y en la mayoría de los casos una banda mamaria.

Sentirá ciertas molestias, fundamentalmente la primera semana, por lo que le indicaremos la pauta analgésica que debe seguir. Es muy conveniente que se incorpore a su actividad normal lo antes posible. Las únicas limitaciones que tendrá durante algún tiempo serán las de cargar peso, realizar actividades deportivas y los baños de inmersión.

Aunque el cambio de forma de las mamas tuberosas ya es evidente en el postoperatorio inmediato, habrá que esperar unos meses, a que remita la inflamación y los tejidos movilizados y la prótesis se readapten a la nueva forma, para valorar el resultado definitivo. La piel del polo inferior de la mama, estará tirante sobre todo al inicio, pero irá cediendo progresivamente, hasta que la mama deje de presentar ese aspecto constreñido a medida que la prótesis anatómica se va expresando.

La cicatriz suele permanecer de color rojizo y algo inflamada durante los primeros meses. A partir de los 4 a 6 meses va palideciendo progresivamente hasta quedar del mismo tono que la piel adyacente.

Durante la intervención, se seccionan y elongan las fibras nerviosas de la mama, lo que provoca cambios de la sensibilidad en la areola y el pezón. Habitualmente la sensibilidad se recupera en el transcurso de varias semanas, durante las cuales puede notarse una sensación extraña al tacto que puede resultar desagradable.

Cualquier cambio en su apariencia afecta a la percepción de su propia imagen, y requiere un periodo de días a semanas para adaptarse a esa nueva imagen corporal. Es normal tener dudas e incluso estar bajo de ánimo y triste, durante este periodo de una a tres semanas tras la cirugía. Estos sentimientos son rápidamente reemplazados por sentimientos más positivos a medida que el proceso progresa y comprueba las mejorías en su apariencia corporal.

Notifíquenos previamente a la intervención, cualquier medicación que tome o si tiene alguna alergia medicamentosa.

Es conveniente que suspenda el tabaco, al menos una semana antes y después de la intervención. El tabaco inhibe el riego sanguíneo de la piel, pues produce vasoconstricción de los pequeños vasos sanguíneos, y puede interferir con la cicatrización de las zonas intervenidas.

No tome aspirina o medicamentos que contengan Ácido acetilsalicílico durante las dos semanas anteriores y posteriores a la cirugía, ya que interfiere con la coagulación sanguínea. En su lugar puede tomar Paracetamol. En caso de duda lea detenidamente el prospecto del medicamento para ver la composición o bien consúltenos.

Notifíquenos si tiene algún síntoma de catarro, gripe o fiebre durante la semana previa a la intervención.

No coma o beba desde 8 horas antes de la intervención (no puede tomar ni agua).

Vista con comodidad y no lleve prendas ajustadas que tengan que ser metidas por la cabeza. Le conviene llevar al hospital ropa que se abroche por delante.

Al ingresar se le facilitará jabón antiséptico para que se duche inmediatamente antes de la intervención.

Disponga para que alguien le acompañe a la clínica y le pueda llevar a casa.

 

—–Qué debe hacer tras la intervención

Debe permanecer en cama las primeras 12 a 24 horas después de la intervención, con el cabecero elevado unos 30° y los brazos en reposo a lo largo de cuerpo. Deberá permanecer ingresada en la clínica durante una noche.

Solicite ayuda al personal de enfermería para realizar sus necesidades fisiológicas o para consultar cualquier duda que se le plantee.

Deberá tomar los medicamentos analgésicos y antibióticos según se le prescriban.

Debe realizar una vida tranquila y reposada durante los días siguientes a la intervención.    Cuando llegue a casa, póngase cómoda y relajada, en una posición similar a la descrita. Esto le ayudará a disminuir la inflamación y la sensación de tensión en las mamas.ç

Mantenga la zona operada limpia y seca.

Deberá utilizar el sujetador de forma continua (día y noche), así como lo banda mamaria en el caso de que se le indique.

A partir de las 24-48 horas debe retornar a su actividad normal tan rápidocomo seaposible.  Las molestias postoperatorias son más intensas durante las primeras 24 horas y desaparecen rápidamente a partir de este momento. Reasumir las actividades normales (como  por ejemplo, levantar los brazos para peinarse), acelera el proceso de recuperación y reduce el dolor más rápidamente. La inmovilidad tiende a causar molestias continuadas e incrementa el espasmo muscular.

 

 ——-Qué no debe hacer

No tome aspirina ni derivados en las dos semanas previas y posteriores a la intervención.

No fume, ni deje que fumen en la habitación.

No debe mojarse la herida hasta que se le indique. Probablemente se podrá duchar a partir de las 48h.

Evite situaciones que puedan excitarle o alterarle, así como ambientes calientes. Los ambientes frescos evitan la inflamación. Procure evitar lugares muy concurridos donde pueda recibir un golpe o empujón involuntario (autobús, metro, discotecas, etc.)

No se aplique ningún masaje en la zona operada hasta que se le indique que puede hacerlo.

No realice esfuerzos, ni levante peso (incluidos niños o animales domésticos) durante los 15 primeros días. Vaya incorporándose progresivamente a una vida normal.

Evite el alcohol.

No conduzca el coche hasta 5-6 días después de la intervención y evite colocarse el cinturón de seguridad del coche por encima de la mama.

No tome baños de sol directamente sobre la cicatriz en el primer año, ya que aumentaría la inflamación residual y la pigmentación. Tampoco saunas,baños turcos o baños en mar o piscinas durante varias semanas.

Puede comenzar a realizar ejercicio físico a partir de la 3ª semana, utilizando siempre un sujetador firme. Los movimientos violentos debe evitarlos durante las primeras 6 semanas.

No debe utilizar sujetadores de aro rígido.

Formulario de consultas

Datos de contacto

Cirugía Plástica Castro Veiga
C/ Claudio Coello, nº 88, 1ºD
28006 Madrid (España)
Teléfonos. +34 91 277 78 42
+34 662 643 237
+34 901 02 18 00 (fax)
info@doctoracastro.es
Web Doctora Castrowww.doctoracastro.es