Como sabéis, los senos son una parte esencial de la feminidad de una mujer, y una zona muy influyente en su autoestima, por ello cualquier alteración de la mama o pezón puede llegar a afectar a la persona y suponerle un complejo.

Aunque es probable que muchas ni lo hayáis escuchado, existe una patología del pezón conocida como pezones invertidos, que afecta con relativa frecuencia a las mujeres y rara vez a los hombres. Esta anomalía significa que el pezón está umbilicado y que en ocasiones ni si quiera sale para fuera mediante el roce o el frío. Más allá de su impacto estético, el pezón invertido, en sus estadios más graves, puede imposibilitar la lactancia materna, por lo que es una afección que preocupa mucho a las mujeres.

Cirugía de Pezón invertido

Pezones invertidos ¿Qué son?

Antes de adentrarnos en explicar esta anomalía y cómo se forma, es conveniente hablar brevemente sobre la anatomía del pezón. Como muchos ya sabéis, el pezón se conecta con la glándula mamaria a través de fibras musculares y conductos galactóforos (encargaos, entre otras funciones, de transportar la leche al pezón en la lactancia). Pues bien, cuando estos conductos son más cortos de lo habitual, provocan la retracción del pezón, impidiendo la erección de este. Estos pezones son los que se denominan invertidos.

Son 3 los grados en lo que categorizamos al pezón invertido, dependiendo del nivel de acortamiento y afectación de los conductos galactóforos.

Grado I: El pezón reacciona a través de la estimulación manual o en algunos casos sin necesidad de la misma.

Grado II: Para que salga para afuera es necesario la manipulación del mismo, pero tras hacerlo vuelve a retraerse.

Grado III: No es posible extraer el pezón

Es habitual en los pacientes con esta patología que manifiesten el grado I y II. El grado III es mucho menos frecuente y puede llegar a imposibilitar la lactancia.

grados pezones invertidos

Tratamiento de pezones invertidos

Esta anomalía de los senos se soluciona a través de cirugía, la cual consigue devolverle al paciente un pecho más atractivo y natural.

Es habitual practicar esta intervención aprovechando una cirugía de pecho mayor, un aumento mamario, mastopexia, etc. Sin embargo muchas personas optan únicamente por realizar la cirugía de pezón invertido de manera aislada.

En grandes rasgos esta intervención consiste en cortar algunos de los conductos galactóforos que están causando la retracción, dejando otros intactos para no impedir una futura lactancia. En los grados más leves se utilizan técnicas menos agresivas, cortando únicamente los conductos centrales. Sin embrago en los casos más complicados será necesario seccionar todos los conductos, lo que puede llegar a  impedir la lactancia materna.

La cirugía de pezón invertido es un procedimiento sencillo y rápido, que se realiza de forma ambulatoria, en la propia cínica y con anestesia local.

Si es tu caso y quieres ponerle solución, ponte en contacto con la Dra. Castro, cirujana plástica en Madrid e infórmate sobre la cirugía de pezón invertido ¡Te ayudará a recuperar tu autoestima!