La inflamación tras un aumento de pecho dura entre tres y ocho semanas. Si bien la inflación es una consecuencia habitual que se produce casi en el 100 por 100 de los casos, la evolución y duración varía de unas pacientes a otras.

Si te sometes a una operación de cirugía estética para aumentar el tamaño y volumen de tus senos –mamoplastia-, asume que las primeras semanas, tras la intervención, la zona estará anormalmente hinchada. Es una consecuencia habitual y totalmente transitoria con la que hay que contar en todo tipo de pacientes y situaciones con independencia del tipo de implante, el tamaño o las condiciones personales de la paciente.

¿Por qué se produce inflación después de un aumento de pecho?

La inflamación es una respuesta natural del cuerpo al implantar una prótesis tanto mamaria como de cualquier otro tipo. Es por tanto muy poco probable que no aparezca en todos los casos. Es una de las consecuencias que todo cirujano plástico confirma, no es un imprevisto ni una reacción rara o un síntoma de alerta, por el contrario, es lo esperado.

Hay una doble razón para la hinchazón en el posoperatorio de un aumento de senos, a pesar de que las intervenciones son cada día menos invasivas y ligeras. Por una parte, la zona ha sido sometida a una operación lo que irremediablemente provoca una reacción. Por otra parte, el implante mamario es un elemento nuevo en el cuerpo que se debe ir integrando y encontrando su lugar poco a poco.

No hay que interpretar la inflamación como una reacción adversa tras una mamoplastia, por el contrario, es una consecuencia habitual que se da en todas las operaciones en las primeras semanas.

La duración de la hinchazón, la intensidad y las molestias que puede provocar no es igual, sin embargo, en todas las pacientes. Varía considerablemente en función de muchos factores particulares en cada caso y en todo ellos, la inflamación puede tratarse para que remita lo antes posible y no cause dolores o molestias importantes.

¿Qué hace que la inflamación dure más tras someterse a un aumento de pecho?

No es posible precisar cuánto tiempo una paciente va a tener inflamación tras una operación, ni importa el tipo y las cirugías para la implantación de mamas no son una excepción. La inflamación es una reacción que cursa diferente en cada persona y en cada momento de forma diferentes, factores externos e internos, además de personales influyen y hacen que sea imposible anticipar cómo de duradera será la inflamación.

Para las operaciones de aumento de senos hay algunos factores teóricos que pueden hacer que la inflamación sea más acusada y/o más duradera, pero no es una regla matemática, son factores que influyen en la mayor parte de los casos y pacientes.

Tamaño, forma y tipo de prótesis mamaria

La introducción del implante mamario se hace a través de unas pequeñas incisiones que luego deben ser suturadas convenientemente. Es sencillo entender que cuánto más grandes, rígidas y difíciles de manipular sean las prótesis, más grandes deben ser los cortes que realice el cirujano; mayores serán las cicatrices resultantes y mayor la zona inflamada, especialmente en los primeros días como consecuencia de esta intervención.

Volumen del seno natural de la paciente

Los cirujanos coincidimos al señalar que, como norma general, cuanto más pequeño sea el seno natural de la paciente, mayor y más visible es la hinchazón que se presenta tras la mamoplastia. No es una norma que se cumpla en todos los casos y tampoco significa que sea una inflamación más duradera o dolorosa.

Tipo de técnica quirúrgica: tamaño de las incisiones

Si bien las zonas de la incisión son las que menos inflamación presentan en el postoperatorio, para minimizar en la medida de lo posible esta inflamación en la zona, es recomendable apostar por la técnica de implantación menos invasiva. Esta es una decisión que debe tomar el médico especialista junto con la paciente, es el profesional el que debe evaluar, teniendo en cuenta las condiciones físicas, las preferencias y necesidades de la paciente, para aconsejarle lo más adecuado.

Hay operaciones que requieren mayor tiempo de intervención o mayor apertura para poder colocar de forma segura y adecuada el implante y es fácil que este tipo de operaciones provoquen inflamaciones más duraderas e importantes.

Salud y estado general del paciente

Las mamoplastias son seguras y tienen garantías siempre que se realicen con profesionales y en centros adecuados. Esto no significa que no tengan contraindicaciones, riesgos y posibles consecuencias adversas que hay que conocer siempre.

Para minimizar consecuencias y conseguir que, por ejemplo, la inflamación sea la menor posible es importante someterse a un chequeo básico de salud e informar al cirujano y/o anestesista de todos los antecedentes médicos, alergias o tratamientos farmacéuticos que se estén tomando en el momento de la operación y previamente. Hay algunos fármacos o enfermedades crónicas que pueden influir en la inflamación posterior.

¿Hay que tratar la inflamación tras someterse a una operación de aumento de pecho?

Cada paciente es diferente, tiene una evolución y un postoperatorio propio. Por ello, lo más importante es contar con todos los recursos sanitarios previstos y disfrutar de un seguimiento continuo y personalizado tras la mamoplastia para poder tratar lo antes posible y de forma efectiva cualquier tipo de consecuencia como la inflamación y también minimizar imprevistos o situaciones adversas.

  • El cirujano informará a la paciente del tratamiento farmacológico adecuado en cada situación; es habitual que se receten analgésicos y por supuesto, antiinflamatorios.
  • Los masajes para favorecer el drenaje linfático se recomiendan para minimizar molestias y dolores, ayudando además a que la inflamación se reabsorba de forma más rápida y cómoda.
  • Es habitual recomendar el reposo funcional y la limitación de la actividad física y deportiva. Es posible mover los brazos, pero con cuidado y sin esfuerzo, de forma delicada.
  • La postura al dormir también es importante en este tipo de intervención: se recomienda dormir boca arriba y ligeramente incorporada para evitar molestias, favorecer el descanso y evitar dolores lumbares.
  • Un estilo de vida saludable y sosegado donde se evite el alcohol y el tabaco para favorecer la cicatrización, también favorece que la hinchazón sea más pasajera, poco dolorosa y no se complique ni alargue en el tiempo.
  • La utilización del tratamiento conocido como «hiloterapia» también es muy recomendable y ayudará enormemente en la recuperación. Es un método que utilizamos en nuestra clínica que consiste en la aplicación de frío constante en la zona desde el momento que ha terminado la intervención en la mama y durante los 3 primeros días, el cual permite una enorme reducción de la inflamación y además permite la reducción del dolor postoperatorio.

¿Cuánto tarda en desaparecer la inflamación después de un aumento de senos?

Entre tres y siete días después de un aumento de pecho la inflamación es máxima y en muchos casos hace que las pacientes queden defraudadas por el resultado de la intervención. Sin embargo, es importante mantener la calma y dejar que la evolución prevista siga su curso con control y seguimiento médico.

Después de una semana o diez días desde el paso por quirófano, los implantes empiezan a estar más acoplados y adaptados a su espacio, la inflamación va cediendo y las cicatrices se vuelven más flexibles, permitiendo ver el resultado previsto. La sensibilidad que también suele verse afectada también empieza a recuperarse en esta fase, por lo general.

Transcurrido un mes de la operación de aumento de senos, la inflamación ha desaparecido casi por completo, los implantes están integrados y presentan un aspecto exterior natural con plena sensibilidad y una tacto suave y terso. Como mucho en dos meses, las mamas presentan ya el volumen y tamaño definitivo sin inflamación extra.

La inflamación es una consecuencia habitual, tras someterse a una operación de aumento de pecho. Se produce en un altísimo porcentaje de casos, prácticamente en el 100 por 100 de las intervenciones. No significa que implique dolor o grandes molestias, pero es importante contar con esa hinchazón pasajera que dará paso en unas semanas a un pecho totalmente adaptado y natural.  

En el previo a la operación, el consejo médico respecto a tipos de implantes y técnicas es la mejor garantía y te proporcionará la máxima seguridad; después, no te saltes el seguimiento continuo y personalizado en consulta y sigue fielmente las recomendaciones y consejos para minimizar la inflamación y otras posibles consecuencias de este tipo de cirugías.  

Si estás valorando someterte a una mamoplastia y te preocupa la inflamación u otras consecuencias de esta cirugía, lo mejor es recurrir a la experiencia, información y consejo de un equipo médico profesional y reputado, especialista en ese tipo de intervenciones. Resuelve todas tus dudas, sé totalmente sincera y transparente en cuanto a tus expectativas y estado de salud para conseguir los mejores resultados y un éxito rotundo en tu aumento de pecho.