Tras la última reunión en Barcelona de la Sociedad Española de Trasplante de Grasa Autóloga (SETGRA), a la que pertenezco desde hace unos años, vuelve a quedar patente el papel de la utilización del tejido graso autólogo (de cada paciente), como material de relleno y con capacidad regenerativa en la cirugía mamaria.

El efecto de este tejido graso al ser trasplantado a la región mamaria es doble, actuando por un lado como un relleno que logrará un aumento de volumen general o de forma localizada, y de la manera más natural posible; y por otro lado, mejorando las características del tejido receptor por su contenido en células madre.

Entre los usos más habituales del aumento de senos con grasa corporal tenemos:

  1. Corrección del doble surco. Igualmente, el lipofilling colocado en el polo inferior de la mama mejora la zona de transición entre el implante y la glándula mamaria.
  2. Corrección del rippling (ondulaciones visibles de los implantes bajo la piel), al contribuir a aumentar el grosor del tejido de manera que disimula estas imperfecciones.
  3. Estrechamiento de la zona intermamaria en el escote, añadiendo grasa en esta zona como complemento de un aumento de senos tradicional con prótesis.
  4. Mejora de la elasticidad y calidad de la piel tras radioterapia, debido a la gran capacidad regenerativa de la grasa.
  5. Reconstrucción de la mama tras extirpaciones parciales por tratamientos oncológicos. Esto es tumorectomías o cuadrantectomías, que tendrían una solución muy complicada con implantes o colgajos.
  6. El aumento de las mamas con grasa autóloga, sin utilizar implantes. Posible principalmente en pacientes con grandes acúmulos de grasa y/o que deseen aumentos del tamaño mamario moderados.
  7. Simetrización. Es una gran herramienta para aportar volumen en la mama más pequeña con el fin de corregir asimetrías asociado o no a una cirugía de mamoplastia de aumento con prótesis.
  8. Mejora del polo inferior en mamas tuberosas, camuflando esta malformación congénita tan frecuente en la mama.
  9. Relleno tras retirar catéter de quimioterapia, cuando esta zona de la clavícula queda hundida como secuela.
  10. Engrosamiento de los tejidos de cobertura para disimular bordes del implante en pacientes delgadas. La asociación de la grasa y los implantes en pacientes delgadas o con tejidos muy finos permite dar naturalidad, ocultando la presencia de la prótesis que de otra manera sería muy visible.

Requisitos para aumento de senos con grasa corporal

Los únicos requisitos necesarios para realizarse un lipofilling en las mamas serían dos:

  • Tener grasa, esto es, zonas de lipodistrofia que nos donen el tejido graso.
  • Ganas de modelar la silueta.

Ventajas del relleno con grasa autóloga

Como cualquier material propio las grandes ventajas de la grasa son:

  • Es un relleno autólogo, por lo que no va provocar rechazos ni alergias.
  • Produce una mejoría en la calidad tisular gracias a las células madre, nutriendo y regenerando las zonas en las que se coloca.
  • Nos aporta la plasticidad necesaria para corregir diferencias de volumen o forma, aun siendo irregulares o asimétricas.
  • Produce además beneficios asociados en la zona donante, permitiendo además de obtener el tejido graso esculpir la figura.

Desventajas del relleno con grasa autóloga

Y como desventajas de esta técnica solo pequeños inconvenientes fácilmente tolerados:

  • Postoperatorio con ligeras molestias en las zonas donantes.
  • Necesidad de utilizar una faja postoperatoria para facilitar la retracción de la piel tras la obtención de la grasa.
  • Cirugía algo más larga que un aumento hecho únicamente con prótesis.
  • Mayor precio de la intervención.

Para más información relacionada con el aumento de senos con grasa corporal no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te informamos de la mejor solución para tu cirugía de aumento de senos.