Cirugía mamaria y deporte no son conceptos contradictorios. Existen muchos mitos y falsas creencias en torno a la práctica de ejercicio físico, de alto o bajo impacto, y las operaciones de aumento de senos. La cirugía de aumento de pecho no está contraindicada en mujeres deportistas, incluso aunque estas se considerasen deportistas de alto nivel o de alto rendimiento. No obstante, es de vital importancia tener en cuenta que cada caso es específico antes de entrar en el quirófano. Es fundamental ponerse en las mejores manos de especialistas con probada experiencia, los cuales pueden aportarnos la mejor solución para la naturaleza de nuestras necesidades.

Nuestra anatomía, nuestros hábitos alimenticios, nuestras preferencias estéticas, nuestra actividad física… Todo ello son factores que el especialista en cirugía plástica debe analizar con cautela. Asimismo, el paciente debe observar con responsabilidad y precaución las indicaciones prescritas para su postoperatorio. ¿Cuándo puedo volver a mi rutina de ejercicio después de una cirugía de aumento de pecho? ¿Qué tipo de ejercicios debería evitar y durante cuánto tiempo? ¿Qué tipo de prótesis son las recomendadas en mujeres deportistas?

Volver a la rutina: ¿cuándo puedo retomar el deporte tras mi aumento de pecho?

A muchas pacientes, independientemente de si son o no deportistas habituales, les preocupa el postoperatorio. En términos generales, durante los primeros 15 días posteriores a la intervención se desaconseja totalmente la realización de esfuerzos ni el levantamiento de peso. Las piscinas, las saunas etc. también deben evitarse durante varias semanas. Incluso durante el primer mes. El ejercicio físico de bajo impacto, como por ejemplo las prácticas de yoga suave que respeten cualquier golpe o presión fuerte en la mama, así como caminar o el fitness moderado, pueden retomarse en torno al mes o mes y medio tras la operación. Adelantarse a la hora de realizar ejercicio puede perjudicar al implante entorpeciendo la formación de la cápsula y aumentando los riesgos de sangrado y contractura capsular.

A partir del primer mes y medio la mayoría de las pacientes ya pueden reanudar su rutina de ejercicio moderado, exceptuando el levantamiento de objetos muy pesados. Pero las amantes de la musculación no deben alarmarse. Tras respetar el periodo postoperatorio de rigor podrán volver a su actividad normal. Alrededor de las 8 semanas posteriores a la cirugía de aumento de pecho la gran mayoría de las mujeres deportistas debería poder retomar su deporte favorito con normalidad. En el caso de los deportes con fuertes impactos como el running, lo más aconsejable sería esperar unas 12 semanas tras su salida del quirófano. Y siempre aumentado la intensidad de su esfuerzo de forma muy paulatina. Es muy importante observar y escuchar siempre a nuestro propio cuerpo: si percibimos cualquier anomalía o tensión extraña o molesta debemos parar la actividad y consultar con nuestro especialista.

Cuidado: permanecer inmóviles tras una cirugía mamaria no es positivo

Sin embargo, no debe confundirse la prudencia con la inmovilidad. Es fundamental que nos reincorporemos de forma gradual y lo antes posible a nuestra rutina de vida diaria, una vez hayan transcurrido las primeras 24-48 horas tras la intervención. La movilidad (leves levantamientos de brazos y movimientos de hombros, paseos…) ayuda a evitar las molestias constantes y favorece la reducción del espasmo muscular. De hecho, caminar despacio sin sobreesfuerzos es altamente recomendable después de las primeras 24 horas de la salida del quirófano. Es muy beneficioso para la circulación y evita coágulos.

¿Qué tipo de sujetadores son los adecuados?

Los sujetadores de aro rígido deben evitarse. Concretamente después de una intervención de aumento de senos, este tipo de sostenes no han de usarse hasta pasados varios meses desde que la paciente sale del quirófano, ya que pueden deformar y comprimir el implante.  Los sujetadores deportivos sin aros, tanto para las mujeres deportistas como para las más sedentarias, son los más recomendables para evitar las presiones en el surco submamario y la deformación del pecho durante el postoperatorio temprano. Asegurar una sujeción óptima de la mama es fundamental para las mujeres deportistas que se han sometido a cirugía de aumento de pecho. Especialmente si el running u otras actividades de alto impacto o aeróbicas, que impliquen saltos o rebotes, están dentro de su rutina deportiva. Para evitar descolgamientos y flaccidez debemos cuidar el ligamento de Cooper, que conecta la mama con el músculo pectoral. Cuanto mayor sea la talla mayor deberá ser la sujeción y la precaución de los impactos. Por ello, cuando decidas dar el paso de un aumento de pecho y si la práctica deportiva está muy integrada en tu vida, la doctora Castro podrá asesorarte sobre qué tipo de prótesis, proyección, método de abordaje y plan de colocación es mejor para tu constitución y tus necesidades. Y también cuáles son las medidas de postoperatorio que debes respetar y cómo puedes incorporarte, poco a poco, a tu rutina de ejercicio físico. De este modo se evitarán los posibles riesgos de contractura capsular o de rotación de la prótesis mamaria.

Prótesis ligeras B-lite: las más recomendadas para mujeres deportistas

La característica principal de las prótesis ligeras B-lite es que, efectivamente, son un 30% más livianas que las prótesis normales a las que estamos acostumbrados. Esto es posible porque estos implantes de nueva generación albergan en su interior un gel cohesivo de silicona con microesferas fijas: biocompatibles y con gran estabilidad. Exteriormente son idénticas a las tradicionales prótesis de silicona y son igual de seguras. Su ligereza las convierte en las candidatas ideales para la cirugía de aumento de pecho y la mastopexia (elevación de los senos) de mujeres deportistas. Además de la comodidad y satisfacción que otorgan a la hora de practicar ejercicio, este tipo de prótesis permiten otorgar mayor volumen a las pacientes sin que los tejidos sufran excesivamente.

Ponte en contacto con la Doctora Castro y resuelve todas las dudas que puedan rondar por tu cabeza sobre la cirugía de aumento de senos y la actividad deportiva. El ejercicio físico no es incompatible con la cirugía de mama. El mejor asesoramiento profesional en cirugía plástica y reparadora será la clave para tomar la decisión correcta y segura.