La cirugía de la nariz o rinoplastia es uno de los procedimientos quirúrgicos más demandados en la cirugía plástica. Se realiza muy frecuentemente y permite disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar su forma o corregir problemas congénitos o respiratorios.

Cirugía de la nariz o Rinoplastia

La rinoplastia se puede definir como la cirugía estética de la nariz. Una intervención quirúrgica que permite disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior, además de corregir los problemas congénitos, los traumatismos y los problemas respiratorios.

¿En qué consiste esta operación de nariz?

Esta operación de nariz se realiza siempre en quirófano.

La intervención se realiza mediante pequeñas incisiones en el interior de la fosa nasal, de forma que no quedan cicatrices visibles (rinoplastia cerrada), o bien, realizando una pequeña cicatriz en la columnela (rinoplastia abierta), esto suele suceder más en pacientes con problemas estéticos más complejos, como son las secuelas del labio leporino, traumatismos u operaciones previas etc.

Se realiza mayormente con anestesia general, aunque en alguna ocasión dependiendo de la complejidad de la cirugía, bajo anestesia local y sedación. La intervención tiene una duración aproximada de entre 1 o 2 horas, aunque como hemos dicho anteriormente, este tiempo puede variar dependiendo de la complejidad.

La incorporación del ultrasonido en el tratamiento de los huesos nasales ha aumentado algo el tiempo quirúrgico pero nos permite más eficacia en la resección y conlleva menos traumatismo a los tejidos, que se traduce en una menor numero de hematomas.

Al finalizar la operación de nariz colocamos unos tapones en el interior de las fosas nasales, que se retiran normalmente a las 24-48 horas, para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal. Además, colocamos externamente una férula pequeña, que se mantiene de 7 a 10 días para mantener la nueva forma de la nariz.

Tras la intervención quirúrgica con anestesia general, se suele permanecer en la clínica la primera noche, dándose el alta al día siguiente, para tener un mayor control del paciente. Si por el contrario se ha realizado la intervención con anestesia local, el paciente puede marcharse a su domicilio el mismo día de la intervención.

¿Cómo es y cuánto tiempo dura la recuperación de una rinoplastia?

En la recuperación de una rinoplastia, sobre todo durante las primeras 24 horas, es normal encontrarnos con la cara hinchada, sentir molestias sobre la nariz o incluso dolor de cabeza. La inflamación de cara o párpados, y los cardenales, suelen aparecer después de la operación, pero irán cesando a lo largo de las semanas.

Tras la cirugía se debe permanecer con la cabeza elevada durante el primer día y es normal que en esos días recientes, se produzca un ligero sangrado por la nariz o incluso obstrucción nasal.

No suele haber dolor, sino molestias en la cara, que se pueden aliviar con medicación analgésica recetada. Por norma general, se suele notar la nariz dura y sensible al tacto y a los pequeños traumatismos durante 2 o 3 meses.

La mayoría de los pacientes que se realizan una rinoplastia, se encuentran bien en 2 días y suelen incorporarse al trabajo en una semana más o menos.
Nosotros siempre recomendamos evitar durante 2 o 3 semanas:

  • Actividades extenuantes (natación, running, hacer flexiones…)
  • Golpes en la nariz
  • Tomar el sol (durante 8 semanas)

Además, aconsejamos tener cuidado a la hora de lavarse la cara y aplicarse maquillaje.

Rinoplastia antes y después

No debemos esperar un cambio inmediato después de la cirugía, es un proceso gradual, donde el resultado final no se ve hasta pasado un periodo de tiempo. Sin embargo, el resultado se empieza a observar nada más retirar la férula.

Estos son los resultados de la rinoplastia antes y después, tras algunas de las intervenciones realizadas en nuestra clínica por la Doctora Castro Veiga.

¿Hay riesgos?

Siempre existen riesgos a la hora de realizarse cualquier intervención, aunque si se realiza por un cirujano experto como en el caso de nuestra doctora, las complicaciones son menos frecuentes y de poca importancia. No obstante, puede existir la posibilidad de que surja alguna complicación como una infección, el sangrado por la nariz o reacciones a la anestesia. Por ello, siempre debemos seguir las instrucciones que nos da el cirujano plástico que nos está tratando.

Nuestra cirujana la doctora Castro Veiga realiza un seguimiento del paciente exhaustivo durante los meses siguientes a la cirugía para ir viendo la evolución.

Rinoplastia ultrasónica

En nuestra Clínica de Cirugía Plástica Castro Veiga hemos incorporado una novedosa técnica de cirugía nasal que ofrece mayor seguridad y precisión en la cirugía estética nasal. Esta nueva técnica denominada Rinoplastia Ultrasónica permite esculpir y pulir las irregularidades de la nariz con mayor precisión que la rinoplastia convencional sin realizar fracturas no deseadas. Esta máxima precisión garantiza una recuperación más rápida al reducir la inflamación, los hematomas y dolores post-operatorios.

Si necesitas más detalles de esta intervención o quieres hacerte una rinoplastia, para corregir algún defecto o deformidad nasal, o simplemente para mejorar la estética de la nariz, ponte en contacto con nosotros, te ayudaremos encantados.